Bookeando

con MªÁngeles

Ganador del sorteo Mis últimos 10 minutos y 38 segundos...

2/4/20

De nuevo con retraso y pidiéndoos disculpas por ello, os dejo el resultado del sorteo que imagino estaréis deseando saber. El ganador/a del ejemplar en papel de Mis últimos 10 minutos y 38 segundos en este extraño mundo de Elif Shafak es: 



Enhorabuena a la ganadora. Debes enviarme tus datos postales en un plazo de 48 horas a bookeandoconmangeles@gmail.com. Debido a la situación extraordinaria por la que estamos atravesando, el libro, que lo enviaré personalmente yo por correo ordinario, no podrá ser remitido hasta que no se normalice la alerta y sea seguro hacer dicha gestion.

Muchísimas gracias a todos por la participación y suerte en el próximo.

Los solitarios - Álvaro Arbina

1/4/20

Un paisaje nevado en uno de los lugares más remotos del mundo. Un bosque infinito de coníferas. Una casa solitaria que parece caída del cielo. En ella, diez personas de diez rincones del mundo salvajemente asesinadas.
¿Cómo han acabado ahí?
¿Qué mente criminal y perversa ha podido planear una masacre así? 
Dirigen el caso Emeli Urquiza, una policía treintañera de origen vasco con una complicada historia personal, y su ayudante Francis Thurmond, un afroamericano alto y silencioso que dibuja la escena del crimen. Juntos tendrán que adentrarse en las vidas de las víctimas para encontrar la última verdad. Una trama prodigiosa, personajes cuyas historias esconden turbios secretos y un final espectacular que dará que hablar y del que ningún lector saldrá indemne: Álvaro Arbina nos invita a embarcarnos en un thriller sorprendente que rompe todos los límites del suspense.


MIS IMPRESIONES


La publicación de una novela de Álvaro Arbina a estas alturas de la película es algo que yo celebro aun a sabiendas que no me voy a enfrentar ante una lectura fácil, de esas que engulles casi sin darte cuenta. El cambio de género en esta ocasión me tenía un tanto descolocada. Os cuento que me ha parecido este, según las propias palabras del autor, falso thriller.

Diez personas de diferentes nacionalidades, razas, religiones y estratos sociales han aparecido brutalmente asesinadas en un aislado e inhóspito lugar del ártico. Unas dentro, otras en las inmediaciones de una impresionante construcción arquitectónica en el claro de un bosque de coníferas. Una casa aislada de la civilización a la que solo se puede acceder por aire. Miles son las preguntas que bullen en la cabeza de la inspectora Emeli Urquiza, encargada del caso y de su ayudante, Francis Thurmond.

Será necesario escudriñar en las vidas de todos y cada uno de los personajes para intentar encontrar una conexión entre ellos. ¿Qué les llevó a desplazarse hasta allí? ¿De quién es la propiedad y con qué idea se construyó casa en medio de ninguna parte? ¿Quién ha podido idear semejante carnicería?

La verdad es que el cambio de tercio de Álvaro Arbina en esta historia es realmente impresionante, aunque de lo que no hay duda es que sus letras tienen un sello distintivo: una prosa elegante y minuciosa en la que no hay lugar para las prisas. Los personajes se van dibujando con mucho mimo y conocer a cada uno de ellos nos llevará un tiempo que, si bien no es lo normal cuando hablamos de un thriller, una vez logramos hacernos con la historia nos premiará con una trama tan bien construida como intrincada.

El misterio y la oscuridad de ese bosque, tan bello como inquietante, y que alcanza también a los personajes, está presente a lo largo de una novela de cronología lineal, que avanza a dos bandas: de un lado vamos conociendo el desarrollo de la investigación policial y la esfera personal de sus investigadores: Emeli Urquiza, una joven de origen vasco que hace años decidió emprender carrera profesional al otro lado del Atlántico y que sabe lo que es abrirse camino en una profesión que aún a día de hoy parece reservada para los hombres; y la de su compañero, Francis, un afroamericano de personalidad un tanto peculiar. Por otro lado, conoceremos la historia de esas diez personas encontradas en la casa, sabremos cómo y por qué llegaron allí, sus orígenes, cómo fueron sus vidas, cuáles eran sus sueños y también de sus demonios interiores, algo que permite al lector ir con ventaja respecto al equipo policial, que da bastantes palos de ciego en un inicio y que no sabe de qué hilo tirar.

El suspense planea sobre la historia desde el primer momento aunque el ritmo de lectura queda un tanto ralentizado por la descripción tan precisa que se hace de los personajes y del entorno, un dato que, si bien entiendo que a determinados lectores los puede alejar de la historia, a mí me ha hecho disfrutar especialmente, y por tercera vez, de esa forma tan peculiar que tiene Arbina de contar las cosas, enroscando unos párrafos que requieren de toda nuestra atención, pero que a la postre son un auténtico deleite. Y pese a todo, he de reconocer que me ha costado cogerle el pulso a la novela en sus inicios. La tensión va creciendo lentamente y de manera sostenida hasta engancharte por completo en el último tercio del libro para cerrar de manera sorprendente.

Los solitarios es un thriller con una ambientación impecable, unos personajes oscuros y cuidados y un ritmo contenido en el que Álvaro Arbina vuelve a hacer gala de una magnífica prosa que le caracteriza. Una historia con la que me ha costado hacerme inicialmente, de esas para leer de forma dosificada y no aconsejable para lectores que busquen una lectura frenética.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...