Bookeando

con MªÁngeles

Resumiendo noviembre

14/12/18

La verdad es que me gusta publicar los resúmenes mensuales al día con las reseñas, pero este mes tengo tanto atraso que tampoco me parece oportuno retrasar más esta entrada. Además os veo con ganas de ir a coger la zambomba y me voy a quedar sin nadie que me lea, así que allá voy.

Ha sido un mes fantástico en cuanto a lecturas se refiere...alguna no me ha terminado de volver loca, pero el balance medio tiene muchas estrellitas. No ha estado nada mal, seis libros y algún otro como lectora cero, y que espero ver publicado en 2019. Os dejo la foto y los enlaces.


Feliz final - Isaac Rosa
La madre - Fiona Barton
Reina roja - Juan Gómez-Jurado
El psioanalista - John Katzenbach
El funeral de Lolita - Luna Miguel



Aprender a hablar con las plantas - Marta Orriols

13/12/18

megustaleer - Aprender a hablar con las plantas - Marta Orriols«El odio y el amor a veces se acoplan en una sola bola, como gotas de mercurio, y de la amalgama surge un sentimiento pesante y tóxico y extrañamente añorado. Eso es lo que irrita. La añoranza, a pesar de todo.» 
Paula Cid es una neonatóloga de cuarenta y dos años con una vida ordenada. Apasionada por su trabajo e inmersa en la rutina de una relación sentimental que se resquebraja, pierde a su pareja en un accidente de tráfico pocas horas después de que él la invite a almorzar para comunicarle que, tras quince años de matrimonio, hay otra mujer en su vida y ha decidido marcharse de casa. Junto al desgarro de una muerte a destiempo, Paula deberá hacer frente a la desdicha de sentirse abandonada y sobrellevar no solo el duelo, sino también el rencor. Una figura femenina que aparece en el hospital la tarde del fallecimiento de Mauro es la única que puede dar fe de que este hombre tenía ya otra vida... y tarde o temprano las dos mujeres tendrán que encontrarse. 
Con su primera novela, Marta Orriols se consolida ya como una de las autoras españolas más interesantes de la actualidad. Sabe poner la lupa sobre los movimientos del alma femenina y llevarnos del dolor a la ternura, de la sonrisa a la emoción.


MIS IMPRESIONES


Poco sabía yo de Marta Orriols hasta la publicación de esta novela que os traigo hoy. Sin embargo, ese título tan llamativo y la recomendación de una bloguera exigente me llevaron de cabeza a por ella. Le he dado cinco estrellas y me apunto su nombre para seguirle la trayectoria muy de cerca. No digo más.

A Paula Cid, una neonatóloga de cuarenta y dos años,  la vida le ha dado un revés terrible y en cuestión de unas horas su vida se ha desmoronado por dos veces. Mauro, aquel con el que compartía su vida, acaba de fallecer víctima de un accidente de tráfico y ella vive presa del dolor por la pérdida y llena de rabia por un motivo del que nadie sabe pero que le corroe las entrañas,  porque Mauro, su Mauro, ese que completaba su vida, unas horas antes de su muerte, durante una comida, le comunicó su intención de terminar la relación.  Ahora, unas horas después, de repente él no está  y ella no sabe muy bien cómo gestionar sus emociones ni acierta a saber qué se supone que debe hacer: si interpretar el papel de viuda doliente o romper con todo y gritar a pleno pulmón la rabia por su traición. Pero, en su ausencia, cualquier reproche es vano; lo cierto es que él se ha ido para siempre y a ella solo le quedan los recuerdos de una vida en común, y unas plantas que con mucho mimo mantenía él y que a ella empiezan a ponérsele mustias. Y está aterrada.  

Qué difícil es encontrar las palabras justas para transmitir el dolor, la desazón, el desvarío y ese desbarajuste emocional que provoca en una persona la pérdida de un ser querido, y que da al traste todos los planes de futuro sin incurrir en repeticiones, sin entrar en bucle, qué difícil remover al lector con una trama de esas en las que sin ocurrir mucho ocurre todo y el movimiento viene a cargo de las emociones y el estado anímico de una persona. Y, sin embargo, qué fácil parecer haberle resultado a Marta Orriols dar de lleno en la diana, despertar el interés de lector, hacerle sufrir con Paula y arrastrarlo junto a ella en viaje de introspección en el que se siente confidente de su confusión, su dolor, su negación, de ese refugiarse entre los recuerdos que la alejan del daño que ya está hecho y de la ausencia de Mauro. Y mientras se recompone, entre sus silencios y ese observar cómo a su alrededor la vida sigue su curso, ella prefiere echar la vista atrás y recordarnos cómo era su vida con Mauro.  Un acierto esa narración en primera persona que imanta a un lector, que muda por unas horas la piel y vive con la protagonista ese luto y todas las etapas posteriores, en las que a pesar de las prisas del entorno por sanar al animal herido, este necesita su tiempo.

Me ha gustado muchísimo la original forma de plantear el luto de esta mujer y cómo la autora ha sabido plasmar sobre toda su historia una reflexión presente a lo largo de todo el libro acerca de la importancia del tiempo en nuestras vidas y cómo en cuestión de segundos todo se altera  y nuestro rumbo puede dar un giro de ciento ochenta grados. Si Mauro hubiese fallecido una semana después, ellos estarían separados y ella no estaría en el centro del huracán.

Aprender a hablar con las plantas es una novela que trata un doble duelo: el de una mujer abandonada y al rato viuda, que en primera persona nos irá narrando su periplo, su caída vertiginosa, su pérdida, su traición, su necesidad de reubicarse, de reinventarse y de dejar el tiempo correr. Y a pesar de estar ante una historia que gira en torno a un hecho doloroso, no es esta una historia que busque la lágrima fácil aunque sí que logra conmoverte, meterte de lleno en la historia, verte en la piel de la protagonista y disfrutar de una narración deliciosa, rica en matices, minuciosa, que aun siendo capaz de describir con todo lujo de detalles todo el abanico de emociones que se entrecruzan en  la mente de Paula en esos momentos tan duros, no se recarga innecesariamente ni incurre en excesos.

Marta Orriols ha creado una novela maravillosa, de las que dejan marcas en lo más hondo de tu ser y permanecerán muy vivas en tu memoria. Narrada con una delicadeza exquisita, esta es una de esas historias donde las emociones están muy presentes y donde incluso un suceso trágico puede estar revestido de belleza por la forma en la que es contado. Además, en la historia se mantiene muy vivo un mensaje de esperanza y es que aun en las condiciones más adversas, la vida siempre se abre camino y debemos ser capaces de reinventarnos y seguir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...