Bookeando

con MªÁngeles

Esta semana leo #46-2019

18/11/19

La semana pasada fue caótica total, pero esta toca retomar la actividad bloguera y comienzo contándoos lo que tengo planificado leer. Comienzo la semana con Infamia de Ledicia Costas, una novela que está gustando muchísimo. Tras ella, llegará el turno de conocer a Espido Freire, y lo haré con su última novela De la melancolía


Sorteo conjunto 

Entre mis libros y yo, De lector a lector, El Búho entre libros y Leyendo en el bus tienen un nuevo sorteo conjunto que no te puedes perder. Se sortean en total 4 ejemplares de Todo lo peor, la última novela de César Pérez Gellida. Podéis participar en cada uno de los blogs pinchando en los enlaces. 


Y, vosotros, ¿qué leéis?

El juego del susurrador - Donato Carrisi

8/11/19

UN HOMICIDIO SIN CUERPOS. UN HOMBRE SIN IDENTIDAD... Desde una granja aislada, una mujer marca el número de la policía. Su voz aterrorizada reclama ayuda. Algo espantoso ha sucedido. Algo que deja a los agentes perplejos. Solo hay enigmas y una persona capaz de revelar los mensajes ocultos en el mal. Pero un temor acecha: saber que el juego nunca terminó… UNA INVESTIGACIÓN SIN PISTAS. EL JUEGO NO ACABA NUNCA.






MIS IMPRESIONES


Carrisi es siempre el mejor de los reclamos para mí. Me encantan sus historias: me atrapan, me sacuden las crisis lectoras y nunca dudo a la hora de hacerme con una nueva entrega de cualquier novela suya. Hoy os hablo de El juego del susurrador.

Os pongo en antecedentes para que no os lieis a la hora de abordar esta saga. La serie protagonizada por la inspectora de homicidios Mila Vasquez, una curiosa investigadora cuyo rasgo más característico es su falta de empatía hacia los demás, una rara enfermedad conductual llamada alexitimia que hace que sea incapaz de sentir afecto o pena por sus semejantes, se inicia con El susurrador (anteriormente publicada por Planeta como Lobos, y reeditada y publicada por Duomo este verano de 2019), le siguen La hipótesis del mal y una tercera entrega que aún no ha sido publicada en España. El juego del susurrador, por tanto, es la cuarta entrega de esta serie.

Una noche, durante un terrible temporal, una mujer alerta por teléfono a la policía sobre un intruso que se ha colado en su propiedad y que ha despertado los temores de la familia. Cuando finalmente disponen de efectivos para enviar a la zona, encuentran una escena dantesca: la familia parece haber sido salvajemente asesinada, pero lo más curioso del caso es que los cuerpos han desaparecido y no hay pistas sobre su paradero.

Será otra llamada anónima la que ponga a la policía sobre la pista del que a todas luces parece ser el asesino y al que apodarán como Enigma: un hombre misterioso, que aparece desnudo y tatuado de pies a cabeza con una serie de números. Estamos ante lo que parece ser un nuevo susurrador.

Aunque Mila Vasquez lleva un tiempo retirada del cuerpo y alejada de la civilización junto a su hija, la experiencia de esta con este tipo de casos hace que su superiora decida acudir en su ayuda y, aunque de manera extraoficial e intrigada por un tatuaje que tiene el sospechoso con su nombre, decide echar una mano al equipo.  Pronto todo se complicará con la desaparición de Alice, su hija parece haber sido secuestrada. A partir de aquí no tendrá más remedio que aceptar el reto de Enigma entrando en un juego virtual en el que le aguardan muchas sorpresas.

Carrisi es muy bueno y nadie como él para hablarnos de las zonas oscuras del ser humano, para desplegar sus cartas e ir sembrando la duda a golpe de página y mantenerte en jaque. Aquí lo vuelve a hacer en parte porque otra de sus bazas es precisamente la ambientación. Una ambientación que nos lleva a la red. Y aunque podría contaros algo más de ese curioso videojuego que permite a cualquiera adentrarse en un mundo virtual en el que replicar su vida y en el que su alter ego pueda dar rienda a sus instintos más depravados, creo que lo justo es dejarlo aquí, y que el lector vaya descubriendo qué nos propone el autor en esta entrega que se aleja tanto de lo que nos tiene acostumbrados. Lo cierto es que precisamente el escenario a mí se me ha hecho extraño. Poco vamos a encontrar aquí de análisis conductuales,  sino que la trama centra su foco de atención en un universo virtual que, desde mi punto de vista, se le ha ido un poco de las manos. O quizá yo no haya sido capaz de seguirlo, pero lo cierto que me he perdido a veces en la historia, y algunas soluciones me han parecido más sacadas de la chistera que obtenidas de las pistas que haya ido sembrando a través de la lectura. Es la primera vez que Carrisi me deja una sensación agridulce con una novela y también espero que la última.

El juego del susurrador es una novela entretenida, curiosa en su planteamiento, a la que me ha gustado acercarme por ver a una Mila Vasquez evolucionada, pero en la que el mayor peso de la historia ha recaído sobre un mundo virtual en el que yo soy bastante lega y quizá esto haya supuesto para mí un escollo a la hora de disfrutar plenamente de esta lectura. No obstante, hablamos de Carrisi y yo, seguiré buscando a ese que tanto adoro de anteriores entregas.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...