Bookeando

con MªÁngeles

Los viajeros de La Vía Láctea - Fernando Benzo

11/11/21

 
Como las buenas canciones, las grandes preguntas de nuestra juventud nos acompañan para siempre
En los años 80, Oscar soñaba con cambiar el mundo, la única ambición de Jorge era el dinero, David solo necesitaba canciones y porros, a Blanca le preocupaba la ecología y Javi fantaseaba con ser un escritor de renombre.
Tres décadas después, la vida no se parecerá demasiado a lo que imaginaron en su juventud. Entre ellos se cruzarán el amor y la amistad, el sexo y la lealtad, las relaciones familiares y los fracasos, los secretos y las traiciones, las sombras de la madurez y la muerte.
Divertida, sentimental, irónica y tierna, Los viajeros de la Vía Láctea es una novela generacional que también habla de nosotros. Será difícil que el lector no acabe por encontrarse consigo mismo entre sus páginas.
Como las buenas canciones, las grandes preguntas de nuestra juventud nos acompañan para siempre

FICHA DEL LIBRO

MIS IMPRESIONES


Nunca fuimos héroes me dejó con muchas ganas de volver a leer a Fernando Benzo. Su nueva novela, Los viajeros de La Vía Láctea, me ha permitido conocer a este autor en un registro muy diferente con el que he quedado igual de satisfecha. Os cuento qué me ha parecido.


Los viajeros de la vía láctea nos cuenta el ayer y el hoy de una pandilla de amigos que, llegados desde diferentes puntos de España, recalaron en Madrid a mediados de los años ochenta para iniciar sus carreras universitarias. Cuatro de ellos compartieron piso: Javi, Oscar, David y Jorge. Esos jóvenes llenos de sueños son hoy personas maduras que están en la meseta de unas vidas que, en ocasiones para bien y en otras no tanto, no fueron como esperaban. Uno de ellos, Javi, que será la voz predominante en la novela y el personaje que sirva de hilo conductor, echará la vista atrás para contarnos su historia. Blanca le acompañará también con su relato en primera persona.


Con una prosa muy fluida y a golpe de canción, Fernando Benzo nos adentra en una novela generacional que he disfrutado de lo lindo. Y, aunque apta para cualquier público, considero disfrutarán en especial los nacidos entre los años sesenta y primeros de los setenta. Es imposible no zambullirte en ella y volver a vivir con este grupo de amigos unos años llenos de alegría, ilusiones y fiestas en los que la música lo inundaba todo y la vida se abría ante nosotros como un abanico de infinitas posibilidades.


Los años de la movida madrileña, su música, sus escenarios y en especial una fiesta que cambiará sus vidas en el icónico local de Malasaña, La vía láctea, serán el epicentro de una novela que va y viene en el tiempo sin ningún tipo de regla, pero centrándose en tres momentos clave en la vida de sus protagonistas: sus años universitarios, casi una década después cuando sus caminos se han encauzado y, por último, treinta años después, cuando están ya en la cincuentena y de manera inevitable hacen balance de lo que ha sido su vida: sus logros, sus aciertos, sus errores, los desengaños y el cansancio. Pero, como bien dice el autor, no todos podíamos ser Maverick.


Los personajes son muy veraces y aunque Javi lleva la voz cantante, la historia va saltando de uno a otro de manera que quedan perfectamente dibujados. De todos ellos Blanca, que también nos contará parte de la historia en primera persona me ha parecido un personaje de diez por su honestidad a la hora no solo de contar sus secretos más íntimos sino también de dibujar cómo lidiaron generaciones de chicas de provincias ese contraste entre lo que se les había inculcado y la libertad que les ofrecía la capital. Un elenco de personajes muy logrado a través del cual conoceremos de la idealización del amor, de las personas, de la culpa, la traición, la ambición y los sueños rotos.


Los viajeros de La vía láctea es una novela que no puedo dejar de recomendaros. Una mirada nostálgica a esos primeros años de juventud, a los jóvenes que un día fuimos y en lo que la vida finalmente nos acaba convirtiendo. Todo ello al ritmo de buena música, con ciertas pinceladas de humor y otros momentos más emotivos que nos arañan un poquito por dentro en esa eterna búsqueda de la felicidad.


Nota: para el que esté interesado existe una playlist en Spotify con la banda sonora de la novela. Enlace aquí.

 


Un país con tu nombre - Alejandro Palomas

23/9/21

 
Jon, cuidador de elefantes en el zoo, y Edith, viuda que vive con sus once gatos, son los únicos habitantes de una aldea abandonada. Vecinos solitarios primero y ahora buenos amigos, no imaginan que la noche en que la veleta del viejo campanario gira sobre sí misma, el ojo del tiempo se posa sobre la aldea y la vida de ambos está a punto de girar con ella.
La llegada de la primavera trae consigo una inesperada decisión por parte de la dirección del zoo, a la que se suma un perturbador anuncio: el Ayuntamiento al que pertenece la aldea restaurará la casona en ruinas del lago para convertirla en hotel rural. La doble noticia cambiará de golpe las vidas de Jon y Edith, empujándolos a dar un paso hasta entonces tímidamente contemplado.
La amistad entre Jon y una callada elefanta llamada Susi, la relación entre Edith y su hija Violeta, desencontradas durante décadas, y una hora de la noche —«la hora trémula»— en la que pasa todo y todo queda conforman Un país con tu nombre: una historia sobre el amor en mayúsculas, la honestidad con los propios sueños y sobre la libertad llevada a su expresión más pura.

FICHA DEL LIBRO

MIS IMPRESIONES


Una madre, Un perro, Un amor, y ahora esta de la que os hablo hoy. Ese ha sido mi universo Palomas hasta hoy. Sé que me quedan muchas, algunas prioritarias como El tiempo que nos une, pero estoy en la senda y absolutamente fidelizada con esa forma suya de contar las cosas importantes y las que lo son menos. Os cuento que me ha parecido.  

Edith tiene setenta y seis años, enviudó hace cinco y vive en una aldea despoblada sin más compañía que las de sus once gatos. Sus días transcurren sin muchos sobresaltos entre sus quehaceres en el hogar, añoranzas del pasado y alguna videoconferencia ocasional con su hija Violeta, que vive en Noruega, y con la que la mayoría de las veces la conversación se enquista por las cuestiones más insospechadas.

Jon va a cumplir cincuenta y nueve, es veterinario vocacional y los derroteros de la vida lo ha llevado a trabajar temporalmente en un zoo en el que ha conocido a alguien muy especial: Susi, una elefanta que le ha robado el corazón y por la que siente una gran empatía. Hace ya algún tiempo que Jon es vecino de Edith, su único vecino en la aldea y, aunque inicialmente ambos no estaban muy por la labor de socializar, algunos acontecimientos imprevistos ocurridos en los últimos meses, la soledad de ambos y la buena sintonía de sus encuentros han desembocado en amistad sincera que no hace más que consolidarse. 

Palomas no necesita ubicar geográficamente una historia para permitirnos visualizar un escenario. Ni acotarla temporalmente. Sus letras te hacen sentir toda una paleta de emociones: dolor, miedo, incertidumbre, amor, ternura, alegría…Un país con tu nombre no iba a ser una excepción. Hablamos de una novela llena de ternura y tremendamente emocional en la que dos personajes, a capítulos alternos, se reparten el protagonismo de una historia que avanza y retrocede en el tiempo a través de los recuerdos de cada uno de ellos y está contada a modo de diario. Una doble perspectiva que nos permite conocer en profundidad a cada uno de ellos desde dos ángulos, la imagen que proyectan a los demás, y quiénes son en realidad. 

Apenas tres meses de encuentros y confidencias serán suficientes para armar toda la vida de unos personajes entrañables que, aun con su diferencia de edad, entran en esa etapa de la vida en la que, a sabiendas de no queda mucho camino por recorrer, es necesario enfocarse en lo esencial: ser felices a pesar de las heridas, mantener viva la ilusión y luchar por conseguir sus sueños. En torno a ellos, un reducido elenco de secundarios completará la trama. Entre ellos, imposible no hablar de Andrea, esa mujer ausente y a la vez tan omnipresente que conquista a golpe de página con su forma de entender la vida

La sensibilidad del autor, su delicadeza para tratar ciertos temas como la muerte, esa capacidad para imprimir ciertas dosis de humor con el que aligerar los tragos duros o el lirismo con envuelve incluso la vida cotidiana son razones más que suficientes para animarnos a leer a Palomas. En esta ocasión, además, a mí, esa aldea y sus protagonistas, con tanto vivido a sus espaldas, la luz y la verdad que desprenden y esa existencia tan pausada me han llenado de paz. Por unas horas, también yo he dejado atrás el reloj y las prisas para mirar las estrellas, aprender de ellos y empaparme del privilegio que supone contar con un amor o una amistad tan honesta y desinteresada. 


Un país con tu nombre es una novela preciosa, tierna y conmovedora que gira en torno a tres pilares fundamentales para tener una vida plena: el amor, la amistad y la ilusión; una oda a las segundas oportunidades, al amor por la naturaleza y los animales, que nos insufla fuerzas para no dejar nunca de luchar por nuestros sueños. No os la perdáis. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...