Bookeando

con MªÁngeles

Esta semana leo #26-2019

24/6/19

Felicidades a todos los Juanes y Juanas. Comienza una nueva semana con los termómetros al rojo vivo en casi toda España. Y eso hace que todo pese mucho, incluso las lecturas. O si me apuráis, las reseñas. ¡Qué me cuesta a mi reseñar en junio! No sé si es que aquí en Málaga estamos achicharrados o los de León están igual. En fin, bromas aparte, os cuento lo que me traigo entre manos esta semana. Apenas me dio tiempo a empezar Madera de savia azul de José Luis Gil Soto este fin de semana, pero a ciento cincuenta páginas leídas me está gustando mucho la historia y sobre todo, la forma en que está contada te atrapa. Seguro que con todo lo que tengo planeado me ocupará prácticamente toda la semana y, si me diera tiempo a empezar otra sería Los señores del humo de Claudio Cerdán, un thriller que tiene una pinta estupenda. 


Y, vosotros, ¿qué leéis?

La sospecha - Fiona Barton

21/6/19



SINOPSIS

Cuando dos jóvenes británicas desaparecen en su año sabático en Tailandia, su caso pasa a copar el foco de la atención mediática internacional. La periodista Kate Waters está lista para informar sobre la historia: como siempre, quiere ser la primera en conseguir la exclusiva y descubrir la verdad, y esta vez no será una excepción. Sin embargo, a medida que se van conociendo más detalles de la investigación, Kate no puede dejar de pensar en su propio hijo, a quien no ha visto en dos años.


MIS IMPRESIONES


Hace tan solo unos meses que leí por primera vez a Fiona Barton. No fue con La viuda, una novela que aún duerme el sueño de los justos en mi estante sino con La madre con la que me adentré en las letras de una autora que me dejó muy buen sabor de boca y me animó enseguida a repetir con La sospecha, su última novela publicada. 

27 de julio de 2014. Dos adolescentes mochileras ponen rumbo a Tailandia con la idea de vivir el viaje de sus sueños. Aunque vecinas y compañeras de estudios, Alex O’Connor y Rosie Shaw no pueden ser más diferentes, pero la necesidad de contar con alguien para el viaje las hace embarcarse en una aventura que, ya desde las primeras páginas, adivinamos comenzará a hacer aguas por todas partes. Tras una semana sin noticias de las jóvenes se encienden todas las alarmas, y el 15 de agosto la familia decide poner el caso en manos de la policía. Un nuevo caso que para el inspector jefe Bob Sparkes llega en un momento personal muy complicado. La estrecha amistad que le une con la archiconocida Kate Waters, periodista del Post, hará que contacte con ella enseguida, quien se volcará de inmediato en el asunto, movida además de por la noticia, por cuestiones personales. Y es que su hijo mayor, Jake, después de abandonar los estudios hace casi dos años e instalarse en Phuket lleva más de siete meses sin más contacto con ellos que una breve llamada hace apenas un mes. 

Con estos mimbres, una novela cuya trama en sí no es nada novedosa, y desde mi punto de vista no tan potente como La madre, comienza un thriller que, sin embargo, sí que me ha proporcionado unas horas de puro entretenimiento, un auténtico pageturner en el que esta periodista estrella, siempre ávida de noticias va a verse entre las cuerdas al ser parte afectada en un caso al que si algo hay que reconocerle es que engancha de mala manera y te sumerge en una espiral por desentrañar la misteriosa desaparición de estas dos jóvenes y lo acontecido durante sus vacaciones. 

Como ya lo hiciera en La madre, Fiona Barton, nos va presentando la historia a través tres hilos argumentales en el presente, en los que se alternarán capítulos con el título de: la periodista, la madre o el inspector, en los que dos voces narrativas nos van a ir dando a conocer el avance de la investigación policial, la situación vivida por la familia de las jóvenes, y el reportaje de investigación llevado a cabo por Kate Waters, la única que se exprese en primera persona. También será un narrador omnisciente encargado de transmitir los hechos del pasado, que se estructuran en capítulos numerados como Bangkok, día 1, 2… comenzando desde el día 27 de julio de 2014 y desembocando en agosto de 2014. 

La trama es muy ágil, y a pesar de que el escenario y ciertos temas de la historia son de sobra conocidos para nosotros, atrapa desde las primeras páginas e irá avanzando y retrocediendo hasta montar todas las piezas de un puzle no demasiado complejo y con un desenlace, al menos en parte, para mí imprevisible. De una parte, Kate Waters, nos contará en primera persona su investigación periodística que se moverá en dos escenarios: Winchester y Bangkok, por otro lado un narrador omnisciente nos irá los detalles del viaje, centrándose en las vivencias de Alex O´Connor en los que además se intercalará cierta correspondencia de la protagonista con un personaje cuya identidad no sabremos hasta bien avanzada la novela. Otro tema que pone de manifiesto la autora en esta historia es cuán difícil es conocer a determinadas edades quiénes son realmente nuestros hijos y cómo se comportan a nuestras espaldas. 

La sospecha de Fiona Barton es un thriller que cumple lo que promete, puro entretenimiento. Y aunque, creo que la anterior novela de la autora dejó el listón más alto, sí que me ha parecido interesante y muy bien llevado cómo Barton pone a su protagonista estrella, la periodista Kate Waters en el centro del huracán. Una profesional que se va a ver literalmente contra las cuerdas y pasa de ser cazadora a ser presa, con toda la controversia e incomodidad que eso conlleva. Barton, sabe cómo mover los hilos para enganchar al lector. A mí me gusta su forma de contar las cosas y estoy dispuesta a seguirle la pista en futuras publicaciones. 

La quinta víctima - J.D Barker

19/6/19

El FBI ha retirado del caso Anson Bishop (el asesino de El Cuarto Mono) a Porter y su equipo, que pronto se enfrentan a una nueva serie de asesinatos: tras estar desaparecida durante tres semanas, el cuerpo de Ella Reynolds aparece en un estanque del Parque Jackson, aunque el agua hace meses que se heló. Además, lleva la ropa de otra joven desaparecida hace tan sólo dos días. Porter y su equipo empiezan a reconstruir las pistas de este nuevo caso y, al mismo tiempo, en secreto, Porter sigue el rastro de Anson. Cuando sus superiores lo descubren, Porter queda suspendido de sus funciones mientras Clair y Nash buscan al asesino del lago. La pista de Anson llevará a Porter desde Chicago hasta Nueva Orleans y a Carolina del Sur. A cada paso que da, Anson parece estar manipulando los acontecimientos, siempre un paso por delante y Porter se da cuenta de que el único lugar más oscuro que la mente de un asesino en serie es la de la madre que le dio la vida.


MIS IMPRESIONES


El buen tiempo invita a la lectura y la segunda entrega de trilogía de J.D. Barker era una de las publicaciones más esperadas de la temporada. Tened en cuenta dos cosas importantes: esta es una trilogía que forzosamente hay que leer en orden. Los que no hayáis leído El cuarto mono y tengáis intención de hacerlo, por favor, absteneos de seguir leyendo esta reseña porque puede haber algún spoiler.

Chicago. Febrero de 2015. En el lago del Parque Jackson aparece el cuerpo sin vida de una adolescente desaparecida varias semanas atrás. Los primeros análisis generan gran confusión ya que la chica va ataviada con una ropa que no se corresponde a la que llevaba en el momento de su desaparición. Además, es complicado que se pudiera ahogar en un lago que lleva congelado varios meses. Todo se complica en cuanto se tiene noticia de la desaparición de una segunda chica. Y aunque todo parece apuntar a que Bishop ha vuelto a las andadas, Sam Porter, que está obsesionado con la investigación de El cuarto Mono, no lo tiene tan claro: no existe conexión aparente y el modus operandi nada tiene que ver con el empleado por con sus anteriores víctimas. ¿Qué está ocurriendo? ¿Ha cambiado Bishop su estrategia o estamos ante un nuevo asesino en serie?

Hay que reconocer que J.D. Barker sabe cómo atraparte en tan solo unas páginas. Y es que, si El cuarto mono tenía un ritmo frenético, La quinta víctima le va a la zaga. Una prosa sencilla, mucho diálogo, giros inesperados, una investigación que se bifurca, una serie de sucesos que nos tienen un tanto despistados buscando explicaciones y una tensión acuciante serán ingredientes suficientes para mantener en jaque al lector hasta las últimas páginas, dejándolo ansioso por conocer qué le deparará la última entrega de la trilogía cuando por fin se puedan resolver las muchas preguntas que siguen flotando en el aire.  

Un narrador omnisciente será nuestro guía en una trama desenfrenada en la que, a los múltiples sucesos que acontecen, habrá que añadir esa visión periférica que nos proporcionan los constantes saltos entre uno y otro protagonista, como si el narrador planease alrededor de todo y tuviese una situación privilegiada de antemano.  

Cuatro días de acción sin límites es lo que vamos a encontrar en esta nueva entrega del autor. Una novela que nos permite una amplia visión de los hechos, ofreciéndonos diferentes puntos de vista de un mismo momento en continua alternancia de sus protagonistas. Así sabremos no solo de los avances del equipo de homicidios sino también del desconcierto y el miedo que atenaza a las víctimas, sabiéndose a merced de un perturbado mental que no dudará en hacer uso de las técnicas más despiadadas, incluso sabremos del propio asesino. 

Chicago, Nueva Orleans o Carolina del sur serán algunos de los escenarios de esta escalofriante entrega con la que J.D. Barker se adentra en el oscuro laberinto de una mente perturbada. Sam Porter no cejará en su empeño por dar caza a Bishop aunque en esta ocasión tendrá que ceder al menos parte del protagonismo a otro equipo investigador.

La quinta víctima es una de esas novelas que son pura adrenalina. Acción sin límites, persecuciones, mentes criminales capaces de llevar a cabo actos realmente deleznables y unos giros impresionantes harán las delicias de un lector que se queda con muchas ganas de llegar al cierre de la trilogía porque, todo hay que decirlo, quedan muchas preguntas sin resolver.

Esta semana leo #25-2019

17/6/19

Esta semana no me voy a embarcar en grandes planes porque la pasada prácticamente no leí nada y llevo un arrastre impresionante, así que sigo con Oxen, la primera víctima y cuando lo acabe, que no se sabe cuándo será, porque vuelvo a estar sin tiempo, llegará el turno de Madera de Savia azul de José Luis Gil Soto. Esto es lo que tiene ir a una presentación, y es que te entran unas ganas locas de leer el libro nada más salir de allí. Yo, de momento, voy a tratar de empezarlo.


Y, vosotros, ¿qué leéis?

La fragilidad del crisantemo - José Vicente Alfaro

13/6/19

Dos hermanos pequeños se sumergen en la profundidad del bosque en busca de leña, cuando una extraña criatura alada se materializa ante sus aterrorizados ojos… 
A partir de aquí se desencadena una vertiginosa trama de aventuras, intriga y romance en el desconocido y deslumbrante Japón clásico del periodo Heian, cuya capital se convertiría en centro cultural más floreciente del mundo, desarrollándose un culto a la belleza y al complejo ceremonial cortesano como nunca antes se había conocido. 
El emperador, fuente absoluta del poder, a quien se le atribuía un origen divino como descendiente directo de la diosa solar Amaterasu Okami, gobernaba sobre una población empobrecida, salvo por una minoría conformada por la privilegiada aristocracia. En todo caso, la mentalidad de unos y otros se hallaba impregnada por la creencia en todo tipo de demonios y criaturas sobrenaturales —los yokai—, que desde tiempos inmemoriales formaban parte del folclore japonés e influían directamente sobre sus vidas. 
En este universo de leyenda tendrán lugar las vicisitudes de los tres protagonistas: Asatori, un humilde campesino; Katsumi, una dama erudita; y Tokinobu, un agente de la Guardia Ciudadana, que al comienzo de la historia nada tienen en común. Cortesanos, aristócratas, princesas, adivinos y guerreros expertos en artes marciales se codean en esta vertiginosa narración que también incluye personajes reales, como el emperador Kanmu o el comandante Sakanoue no Tamuramaro.


MIS IMPRESIONES


Ya sabéis que la novela histórica está entre mis géneros preferidos y de la mano de José Vicente Alfaro es muy fácil aprender muchísimo sobre civilizaciones o épocas poco tratadas en literatura. Aunque hasta la fecha ha venido autopublicando sus novelas, por fin la editorial Planeta a través de su sello Martínez Roca ha apostado por su último trabajo. Os hablo de la fragilidad del crisantemo.

Como no podía ser de otra manera y aunque mucho se ha escrito sobre el Japón medieval y los samuráis, este autor en su afán por mostrarnos culturas menos conocidas,  nos traslada en La fragilidad del crisantemo a una época anterior: el periodo Heian, una época de paz y esplendor, fundamentalmente desarrollada en Heian-Kyo (actual Kioto), donde las artes y las letras, en especial la poesía marcaban el modo de vida tanto de la aristocracia como de la nobleza, a la cabeza de los cuales se encontraba el emperador Kanmu, la máxima autoridad en todas las esferas y cuya figura se suponía descendiente de la diosa del sol y divinidad suprema de la nación, Amaterasu Okami. Y así, en una sociedad de jerarquizada, elitista, ceremoniosa, de creencias religiosas muy arraigadas, con infinidad de dioses, lugares y objetos sagrados, donde conviven el sintoísmo y el budismo, llegamos al siglo IX d.C.

En un bosque de la provincia de Yamashiro, los tengu (unas criaturas sobrenaturales, aladas y con un largo pico, a caballo entre un ave y una persona y que habitan en los bosques y las montañas) han apresado a una nueva víctima. De nuevo un niño campesino que casi con toda certeza jamás aparecerá. A pesar de que la población rural está cada vez más preocupada por el asunto, las autoridades han hecho caso omiso del tema dada la baja consideración que tienen en el marco de la sociedad los campesinos, considerados poco más que animales incapaces de sentir como la alta sociedad.

Asatori, un joven campesino que en la actualidad tiene dieciocho, consiguió volver después de ser raptado por los tengu y, aunque no recuerda nada de su desaparición con tan solo diez años, en una sociedad marcada por la superstición, la brujería y las prácticas ocultistas, ha tenido que vivir con el estigma de estar maldito. Su aislamiento y la imposibilidad de formar familia le llevan a tomar la decisión de buscar un nuevo futuro lejos de su aldea.

En otro hilo conocemos a Katsumi, una joven ilustrada, hija de un aristócrata muy vinculado al mundo de las letras, y cuya pasión ha heredado. Tiene edad de elegir  pareja, pero es una joven con las ideas muy claras, una gran capacidad analítica y lógica, y el hecho de no estar dispuesta a someterse a determinadas reglas relacionadas con los estándares de belleza femenina de la época complica su decisión.

Por último, conocemos a Tokinobu, un joven que trabaja en la Guardia ciudadana (un cuerpo similar a la policía), y que al proceder de un linaje inferior tiene dificultades para emparentar con una dama de la aristocracia a la que pretende y para cuyo fin pedirá ayuda a su amigo Oshimoro, un famoso perfumista.

Tres hilos argumentales se irán desarrollando hasta encontrar un punto de unión en una novela narrada de forma sencilla, con un ritmo muy ágil que, con un misterio como eje central de la trama, nos muestra un fresco de la sociedad nipona de la época: sus deidades, su rígida jerarquía social y la imposibilidad de las clases más desfavorecidas de escalar sin más razón que su origen, la distribución de la tierra y su propiedad,  la ceremonia del cortejo y la importancia de hacerlo de acuerdo con unas reglas, la estructura de sus ejércitos, sus luchas intestinas y sus planes de expansión.

La fragilidad del crisantemo vuelve a confirmarme que José Vicente Alfaro tiene una habilidad especial para aunar novela histórica y entretenimiento. Es uno de esos autores ideales para aquellos que tengan más miedo al género se atrevan con él porque a buen seguro repetirán la experiencia. A mí me ha encantado conocer este Japón clásico, su cultura, y en especial esos wakas de ida y vuelta que forman parte de su cortejo.

Esta semana leo #24-2019

10/6/19

Buenos lunes a todos. Comenzamos nueva semana, al menos en mi caso, con energías renovadas y ganas de leer e ir a un par de presentaciones. Hay dos eventos en Málaga que me apetecen un montón. El jueves vendrán Lorenzo Silva y Noemí Trujillo a hablarnos de su nueva novela, Si esto es una mujer. El sábado será Jose Luis Gil Soto el que nos presente Madera de savia azul en la librería Prometeo. Vamos que con lo playera que soy, me salto el sol  por un día para ver qué nos cuenta este hombre. 

La semana lectora se inicia con La sospecha de Fiona Barton, un libro que muy fiel al estilo de la autora engancha de mala manera. Con idea de leer un poquito el otro día, me zampé casi media historia, y es que, palabra, que engancha. Cuando acabe con ella llegará el turno de Oxen de Jens Henrik Jensen, una novela con la que se inicia una nueva serie de novela negra nórdica, que muchos de vosotros ya habéis disfrutado y yo espero hacerlo en breve.


Y, vosotros, ¿qué leéis?


Un matrimonio perfecto - Paul Pen

7/6/19

megustaleer - Un matrimonio perfecto - Paul PenFrank y Grace forman el matrimonio perfecto. Pero cuando emprenden junto a sus dos hijos un viaje en autocaravana a través de los Estados Unidos, no pueden imaginar que se dirigen a un encuentro inesperado, capaz de destruir a la familia y poner sus vidas en peligro mortal. 
Traducido en Alemania, Italia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos, y con más de 150.000 ejemplares vendidos, Paul Pen regresa con una sorprendente novela que se lee sin freno. Un vertiginoso descenso al lado oscuro de lo cotidiano, a los terribles secretos que todos escondemos tras nuestras fachadas de aparente perfección.


MIS IMPRESIONES


Fue hace un par de años con La casa entre los cactus como conocí a un autor del que no había oído más que maravillas. Y me gustó mucho la historia, la ambientación, esa atmósfera claustrofóbica que crea tan solo con unos cuantos personajes. Un matrimonio perfecto es mi segunda lectura de Paul Pen y os cuento qué me ha parecido.

Frank y Grace llevan una vida perfecta. Muchos años juntos, una relación estable, dos hijos maravillosos…pero de un tiempo a esta parte parece que la mala suerte se ha cebado con ellos y, aprovechando que por fin han comprado esa autocaravana en la que tanta ilusión tenían depositada, van a emprender un largo viaje y comenzar una nueva vida en Boston. Pero el trayecto es largo y en el camino piensan visitar un precioso paraje de aguas termales, un lugar remoto, remanso de esa paz que necesitan. Sin embargo, no todo va a salir como ellos esperaban porque un incidente en el camino va a alterar por completo sus planes y poner sus vidas en peligro.

Con esta segunda novela de Paul Pen tengo claro que este autor tiene un sello inconfundible: sus historias son sencillas, atrapan desde la primera página, muy cinematográficas y con unos pocos personajes es capaz de crear una situación tan límite que provoca un desasosiego sin igual en el lector.

Es fácil caer en las garras de la historia: la prosa es sencilla, la historia tan ágil y que te lees en dos sentadas. Esa sensación de que se avecina una tragedia te incita a leer más y más hasta un desenlace que, en esta ocasión, me ha parecido demasiado simple o quizá rápido. No es que no sea coherente, que lo es, pero me han quedado algunas preguntas en el aire sobre cierta protagonista a tenor de la situación generada. Y esta es la única pega que le pondría a una novela que he leído con verdadera avidez porque la tensión, como ya os he dicho, se masca desde las primeras páginas aun sin saber a ciencia cierta el fondo de la cuestión.

Los protagonistas, un matrimonio de mediana edad y sus dos hijos: Audrey de dieciséis años y Simon de nueve. Mark trabaja en una cadena hotelera, Grace tiene un canal de YouTube y aunque en casa tienen los problemas típicos de parejas con hijos adolescentes, ellos parecen llevarlo bien.

En un matrimonio perfecto Paul Pen vuelve a ahondar en la psicología de los personajes, a ponerlos contra las cuerdas, despojarlos de capas y capas que evidencian que todos somos mucho más de los que aparentamos, que detrás de nuestras fachadas puede haber personas llenas de miedos, complejos, secretos, frustraciones…imprevisibles en cualquier caso ante determinadas situaciones, y también capaces de otras tantas que ni siquiera nosotros mismos podríamos llegar a imaginar.

Un entorno aislado puede ser un lugar idílico, lejos del mundanal ruido, un pulmón donde respirar aire puro y relajarse. O puede ser una trampa mortal y está claro que el autor sabe mover los hilos adecuados para crear atmósferas opresivas, personajes llenos de claroscuros, de aristas, introduciendo algunos giros tan inesperados que cambian por completo el rumbo de la historia y te mantendrán pegado a sus páginas. A pesar de todo, y de ser un thriller no es la velocidad de los acontecimientos, que diría es más bien pausada, lo que te pega las páginas del libro sino la tensión, que además está muy bien dosificada.

Un matrimonio perfecto es una de esas novelas que sabe cómo enganchar al lector. La sencillez de la trama no impide sin embargo hacernos sentir esa tensión in crescendo o sorprendernos con giros inesperados y situaciones límite. Si queréis algo entretenido y sin mayores complicaciones para las tardes veraniegas, esta puede ser una buena opción.

Antes de los años terribles - Víctor del Árbol

5/6/19

«Antes de los años terribles yo era un niño feliz en ese lugar. La felicidad parecía el estado natural de la vida, algo tan obvio como que cada mañana salía el sol. Los primeros rayos de luz se colaban entre las ramas de palma del techo aquella mañana en la que todo empezó a cambiar.» 
La vida de Isaías volvió a empezar el día que llegó a Barcelona siendo un muchacho y dejó atrás su mundo. Después de mucho tiempo ha construido una nueva vida junto a su pareja, mientras intenta abrirse camino con un negocio de restauración de bicicletas. Todo cambia el día que recibe la visita de Emmanuel, un antiguo conocido que lo convence para que regrese a Uganda y participe en un encuentro sobre la reconciliación histórica de su país. 
Aceptar esa propuesta hará resurgir un pasado que Isaías creía haber dejado atrás. Se verá forzado a enfrentarse al niño que fue, mirarlo a los ojos sin concesiones y perdonarse a sí mismo, si quiere seguir adelante con su vida y no perder a su mujer, que pronto, y de la peor manera, descubrirá una terrible verdad: no siempre lo conocemos todo de aquellos a quienes amamos. 
Cuando se ha llegado demasiado lejos, huir no es una opción.


MIS IMPRESIONES


Adentrarme en en una nueva novela de Víctor del Árbol es para mí apostar a caballo ganador aun a sabiendas de que esa historia dolerá, removerá y se quedará dando vueltas en mi mente mucho tiempo. La sinopsis de Antes de los años terribles dejaba intuir historia dura y a pesar de que eso no era más que la antesala de lo que aguardaba en su interior, no puedo más que recomendaros su lectura. Una vez más vuelvo a caer rendida ante la capacidad de este autor para transmitir, remover y hacer sentir. Os cuento mis impresiones.

Isaías Yoweri es un superviviente. Él consiguió escapar del horror, dejar atrás su Uganda natal y recalar en España siendo apenas un adolescente. Desde hace muchos años vive en Barcelona, donde se gana la vida con un pequeño taller de reparación de bicicletas. Ha conseguido estabilidad emocional junto a Lucía, su pareja, y pronto será padre. Los cimientos sobre los que ha asentado esta nueva vida se tambalean cuando un compatriota suyo le pide que vuelva a Uganda para participar como ponente en unas jornadas sobre la reconciliación histórica de su país. Esa vuelta abrirá antiguas heridas que no estaban cerradas y le obligará a encarar determinadas verdades que en su huida trató de enterrar por el dolor que entrañaban. Ahora, para vivir una vida plena habrá de enfrentarse a todo lo que un día fue. Tendrá que aceptar, perdonar y perdonarse.  

Víctor del Árbol aborda en esta novela una terrible historia: la de los niños soldado. Consta de dos hilos temporales: el primero de ellos comienza en enero de 2016 en Barcelona, donde conocemos a un hombre adulto que ha rehecho su vida y se plantea volver a su país natal. El segundo nos llevará mucho más lejos: al norte de Uganda en el año 1992. Allí conoceremos al niño que fue Isaías Yoweri “antes de los años terribles”, antes de que todo se complicara, sus sueños quedaran truncados y, de la noche a la mañana, sin previo aviso, él y otros miles de niños fuesen obligados a ejercer como soldados de una guerrilla, la del LRA, al frente de la cual estaba Joseph Kony. Niños despojados de su infancia, arrancados del seno familiar y adoctrinados para matar o morir. Una novela, que aun con cierta dosis de ficción, tiene mucha carga de realidad y que tiene momentos realmente estremecedores.

Con una ambientación impecable, Víctor nos dibuja con detalle Uganda, ese país africano donde conviven diferentes etnias y culturas, un lugar en el que la religión y las supersticiones están muy arraigadas. Una elección muy acertada la de la primera persona para el narrador protagonista, Isaías, que aporta veracidad y dramatismo a la historia, ya que en todo momento conocemos lo que siente, en el pasado, ese niño de doce años que camina en medio de una guerrilla con rumbo a lo desconocido y que, pese al miedo y el desconcierto, trata de proteger en la medida de sus posibilidades a su hermano menor. También salpica al lector la incertidumbre y el miedo que atenaza a un Isaías adulto al volver a un lugar que le causa tanto dolor. No es una novela de devorar y no es que no se lea a buen ritmo ni la prosa sea muy barroca; no. Está escrita con esa prosa cuidada que es sello del autor pero los  hechos son tan duros, tan crueles y tan conmovedores que en no pocas ocasiones habrá que parar y coger aire. Y aun así también hay alegría en ella, y esperanza porque sabemos de antemano que Isaías salió de allí.

Certero siempre en sus personajes, Víctor ha creado un elenco de protagonistas tan vivos como espeluznantes en algunos casos. A través de algunos de ellos vemos los imprevisibles efectos de la guerra en unos niños sometidos a situaciones límite: unos pretenden huir del horror y dejar atrás todo, otros llevan el odio enquistado en sus venas y solo ansían venganza.

Antes de los años terribles es una novela diez con la que Víctor del Árbol vuelve a demostrar que lo suyo no es cuestión de suerte sino de talento. Una historia valiente y terrible a la vez, cargada de realidad y de denuncia social, que nos obliga a mirar de frente el horror en el que viven sumidos miles de niños en diferentes partes del mundo mientras las autoridades gubernamentales hacen la vista gorda. Una novela con un claro mensaje: siempre hay que seguir luchando y no debemos dejarnos abatir por más piedras que encontremos en nuestro camino, porque solo los que lo intentan podrán conseguirlo.

Esta semana leo #23-2019

3/6/19

Hay lecturas que son pura evasión y en un momento en que ando bastante dispersa Un matrimonio perfecto de Paul Pen ha llegado para reconciliarme con la lectura, consiguiendo atraparme tanto que estoy ya en la segunda mitad. Cuando acabe con ella, comenzaré una historia bien diferente, Ferox de Olivia Sterling que, según palabras de la propia autora, es mucho más que una novela histórica de aventuras. Una novela que habla de nuestras dudas, de la bondad, la maldad, el amor...y estoy deseando conocer a Micaela Mediaespada, su protagonista. 


Y, vosotros, ¿qué leéis?

Belleza roja - Arantza Portabales

28/5/19

megustaleer - Belleza roja - Arantza PortabalesSeis sospechosos cenan en el jardín de una lujosa casa de las afueras de Santiago de Compostela mientras el cadáver de Xiana Alén, de quince años, yace en el suelo anegado de sangre de su dormitorio, como si fuera una instalación artística: sus padres, su tía Lía Somoza -pintora de fama internacional-, una pareja de amigos y la anciana tía de las hermanas Somoza. Todos los indicios apuntan a Lía, pero a los pocos días esta trata de suicidarse y es internada en un hospital. El comisario Santi Abad, con la ayuda de Ana Barroso -una policía joven, fuerte y temperamental con la que le irá uniendo una intensa y conflictiva relación-, deberá destapar los secretos mejor enterrados de los Alén Somoza, una de las familias más poderosas y adineradas de la alta sociedad gallega.

FICHA DEL LIBRO

MIS IMPRESIONES


Conocí a Arantza Portabales el año pasado con Deje su mensaje después de la señal, una novela coral en apariencia ligera, que me dejó muy buen sabor de boca y ganas de leer más de esta autora. La publicación de Belleza roja, aun con su cambio de registro, me brindaba la oportunidad de adentrarme de nuevo en sus letras y no me lo pensé ni un segundo. El resultado ha superado mis expectativas. Os hablo de ella.

23 de junio de 2017. Mientras en una lujosa urbanización de Santiago de Compostela, la familia Somoza cena en el jardín con unos amigos, Xiana Alén Somoza, su hija de quince años es degollada en su habitación. Será su tía, Lía Somoza, la que descubra el cuerpo de la niña en medio de una escena que parece salida de un cuadro: el suelo de la habitación está completamente cubierto de sangre. En contraste con el rojo del suelo, las paredes, el mobiliario y el vestido de Xiana son de un blanco inmaculado.

La familia está impactada por lo sucedido, pero cuando quince días después del suceso Lía Somoza trata de suicidarse se convierte en la principal sospechosa del asesinato. Será el inspector de policía Santi Abad, con la ayuda de la oficial Ana Barroso quienes habrán de escudriñar entre los secretos de esta familia de la alta sociedad gallega, su entorno y los motivos que podía tener alguien para asesinar a Xiana. Algo está claro desde las primeras horas, la urbanización es un fortín y nadie entró ni salió de esa casa aquella noche por lo que uno de los seis asistentes a la cena es el asesino.

Belleza roja es algo más que una novela negra al uso, y si por algo no dudo en recomendarla es porque la historia va mucho más allá de lo que es una simple investigación policial, integrando en el hilo principal una serie de subtramas tan interesantes y sólidas, que no solo dotan de gran veracidad a la historia, sino que logran mantenernos en vilo hasta las últimas páginas.  También el arte y el tema de la salud mental estárán muy presentes. Los personajes que dan vida a la misma están dotados de una profundidad absoluta, están vivos, tienen fortalezas y debilidades, incluso miserias que esconder. Y a medida que vamos conociendo sus miedos, sus secretos o sus mentiras, van confundiéndonos y haciéndonos dudar de todo y de cada uno de ellos. Qué duda cabe que no es algo fácil de conseguir en una novela que cuenta con poco más que un puñado de sospechosos, y aquí es donde se nota que la autora saca oficio para mantener una tensión in crescendo hasta el desenlace.

Dos narradores se alternarán a lo largo de los capítulos: uno en tercera persona que nos irá poniendo al día del curso de la investigación y de los avances médicos con Lía. Y, por otro lado, la propia Lía en primera persona, nos hablará de sus pensamientos más íntimos: sus preocupaciones, los recuerdos de su niñez y adolescencia, la relación con su madre, con su gemela y con Teo, su cuñado.

La pluma de Arantza Portabales es magnífica. Tiene una prosa precisa y pulcra, esa que hace que además de imbuirnos en la historia por su propia garra, disfrutemos además de la lectura con ese aliciente extra que no siempre está presente en las novelas del género negro.

No es esta una novela de grandes escenarios, pero sí que cuenta con una ambientación muy lograda, tanto en la parte que retrata el ambiente en la residencia de los Somoza: la tensión de la familia, la incredulidad inicial, ese clima enrarecido tras el asesinato, los silencios y la desconfianza que se genera entre los miembros de la familia, como en lo que atañe al ámbito hospitalario, y a esa relación médico-paciente que necesariamente debe establecer un psiquiatra  con un interno para explorar en su psique.

Belleza roja ha sido una lectura sorprendente y que no dudo en recomendaros. Una nueva novela en la que Arantza Portabales demuestra que sabe moverse con total soltura en diferentes géneros. Si buscáis algo más que una novela negra, una trama que además de atraparte desde las primeras páginas, ahonde en la psicología de los personajes y os mantenga en vilo hasta el final, esta es vuestra historia.

Esta semana leo #22-2019

27/5/19

Comienzo la semana leyendo La quinta víctima de J.D. Barker, la novela que continua la senda que comenzó con El cuarto mono y me atrevo a aventurarme a poco más porque tengo unas semanas complicadas. Quizá, y si llegan algunos libros que faltan, por fin se podrá iniciar la lectura conjunta de La fragilidad del crisantemo de José Vicente Alfaro, pero dependerá de Correos.


Y, vosotros, ¿qué leéis?

Esta semana leo #21-2019

20/5/19

Mi ritmo lector está de capa caída últimamente, así que vengo arrastrando lecturas de la semana anterior. Comienzo metida de lleno en la lectura de Antes de los años terribles de Víctor del Árbol, una novela que me tiene completamente atrapada. A lo largo de estos días, conforme vayan llegando los ejemplares que faltan, comenzaremos la lectura conjunta de La fragilidad del crisantemo de José Vicente Alfaro.


Y, vosotros, ¿qué leéis?


Despiértame cuando acabe septiembre - Mónica Rouanet

17/5/19

El rastro de un joven español se esfuma por el sur de Inglaterra tras dejar un mensaje de socorro en el teléfono móvil de su madre. Ella, que apenas ha abandonado su pequeño pueblo en contadas ocasiones, decide ir en su busca. Hace un año, su marido desapareció en las tranquilas aguas de la Albufera y no está dispuesta a vivir de nuevo una angustia como aquella. 
La Guardia Civil encontró la barca de Antonio abandonada a la deriva, con manchas de sangre sobre sus tablas. Amparo está convencida de que murió, pero las malas lenguas que recorren el pueblo rumorean otras cosas. Una vez en Inglaterra, Amparo descubre que su marido puede continuar con vida, ser el causante de la muerte de una mujer y estar involucrado en una sórdida trama repleta de intrigas.


MIS IMPRESIONES


Donde las calles no tienen nombres fue una de esas novelas que pareció convencer a todos cuantos he consultado. A mí me dejó con mucha curiosidad por conocer a Mónica Rouanet y la oportunidad ha venido de la mano de su nueva novela, Despiértame cuando acabe septiembre. Os cuento qué me ha parecido.

Un año hace ya de la desaparición de Antonio y una barca a la deriva con un rastro de sangre es el único dato que Amparo, una mujer de familia humilde de la Albufera, tiene acerca de la desaparición de su marido, al que parece habérselo tragado la tierra. Mientras, ella no solo ha tenido que seguir adelante con su dolor sino también aguantar las consecuencias de vivir en un lugar pequeño donde las habladurías se expanden como la espuma. Pero eso no es algo nuevo; lo ha sufrido desde niña. Ahora, un mensaje de su hijo Toñete, pidiéndole ayuda hará que esta mujer de poco mundo tenga sacar fuerzas de flaqueza y volar al sur de Inglaterra en su busca. Allí le aguardarán un montón de sorpresas inesperadas, entre ellas, la posibilidad de que su marido esté vivo e implicado en la muerte de una mujer y ciertos negocios de lo más oscuros.

Despiértame cuando acabe septiembre es una novela de corte intimista que se combina con una misteriosa desaparición, y en la que una mujer se ve acuciada a la búsqueda de su hijo, teniendo que erigirse en investigadora para dar con su paradero. Una trama, en apariencia simple, que va tornando en una sórdida historia llena de secretos enterrados. Una historia a la que aun teniendo mimbres, creo que no se les ha sacado suficiente partido. Me ha faltado cierta garra, y es que aun considerando que la trama en sí es buena, y la lectura es ágil, que no rápida, creo que los personajes están faltos profundidad, esa que te mantiene pegada a la historia con ganas de más. Y quizá eso mismo haya provocado en mí que una novela que comienza muy bien, no logre mantener la tensión adecuada y tenga ciertos valles en la lectura para remontar en su recta final, eso sí con un final impactante. 

Será Amparo, la protagonista narradora, la que en presente nos vaya desgranando el curso de los acontecimientos desde que recibe un mensaje de su hijo hasta que, a través de su propia investigación, tope con un sombrío asunto y salgan a la luz un montón de secretos guardados bajo siete llaves.

Amparo es una mujer humilde que vive en la Albufera me ha inspirado cierta compasión desde  las primeras páginas porque es la típica persona que parece haber nacido para ir de drama en drama. Una mujer que no encaja en ningún sitio, hija de unos emigrantes que probaron fortuna en Suecia, allí era la extranjera. A los veinticinco volvió a España para aquí ser la sueca. Conrad es un británico que ayudará a Amparo en su investigación, un hombre hundido, también marcado por la tragedia que, en busca de sus propias respuestas, decidirá acompañar a nuestra protagonista.  

La ambientación de la historia sí que está muy lograda y me ha gustado especialmente la forma en la que la autora recrea la presión social de un entorno pequeño, de esa familia humilde que ve cómo los chismes se van colando por todos los rincones y hacen la vida insoportable.

Despiértame cuando acabe septiembre es una novela que combina una historia intimista con la investigación sobre le paradero de un joven. Una trama que esconde mucho más de lo que priori podamos imaginar y en la que me ha fallado la tensión narrativa y la profundidad de ciertos personajes.  

La silueta del olvido - Joaquín Camps

15/5/19

La inspectora Claudia Carreras quiere ser una buena policía, y una buena persona. Por ese orden. Pero ambos objetivos le resultan inalcanzables por culpa de la desolación que siente tras el asesinato en Madrid de su compañero y amante, Tomás. 
Para olvidarlo se traslada a Valencia, donde debe investigar el extraño secuestro de Lara Valls, la hija de una adinerada familia. Pronto descubre que nada en este caso es lo que parece, y poco a poco empatiza con Lara: ambas son adictas a la literatura, al pasado y al sufrimiento. Tres drogas que pueden llegar a ser mortales. 
Una trama intrigante, una prosa aparentemente ligera pero repleta de guiños y cargas de profundidad, junto con unos personajes que viven como si trepasen por una cascada, impedirán al lector dejar de pasar las páginas de La silueta del olvido.


MIS IMPRESIONES


En ocasiones se nos van las mejores y eso me pasó a mí con La última confesión del escritor Hugo Mendoza, que duerme en el estante aguardando un momento que aún no ha llegado. Sin embargo, no podía repetir la jugada, y los buenos comentarios que había oído del autor, y por qué no decirlo, esa rosa tan maravillosa que tiene la portada, me llevó de cabeza a por La silueta del olvido, que además ha sido galardonada con el Premio Azorín de Novela 2019. Os cuento mis impresiones. 

Valencia. Una adolescente de una acaudalada familia ha sido secuestrada en su propia casa. Lara Valls, la hija de un prestigioso médico desaparece de la lujosa urbanización en la que residía sin que nadie parezca haber detectado nada anómalo. El caso es asignado a la inspectora Claudia Carreras que, en un intento de dejar atrás un trágico suceso en el que Tomás, su amante, perdió la vida, ha pedido el traslado a la capital del Turia. 

En otro hilo, Héctor, un periodista en horas bajas, intenta hacer caja con una entrevista a Matías, un hombre al que una negligencia médica dejó postrado en una cama con graves secuelas medulares y a expensas de los cuidados de su madre. 

La juventud de la chica y su belleza hacen presagiar lo peor. A la espera alguna noticia o de la solicitud de un rescate, todo se complica cuando la nota dirigida a los padres de la chica llegue a través de Héctor, ese periodista que aparentemente no tiene nada que ver con los Valls. ¿Qué es lo que está ocurriendo? ¿Qué relación puede haber entre ellos para que quienquiera que haya llevado a cabo el secuestro lo haya elegido a él como correo? 

Se inicia así una compleja investigación policial que nos adentrará en el lado más ruin y miserable del ser humano. Una investigación con muchos recovecos, que va ganando en tensión y que tiene un par de giros absolutamente desconcertantes. Encontramos en ella unos personajes muy de carne y hueso con un protagonismo muy equilibrado. Habrá que escudriñar en la vida de los Valls, en sus amistades, sus posibles enemigos. También en la vida de la propia Lara, una niña reservada, casi asocial, que únicamente parecía encontrarse a gusto entre las paredes de la magnífica biblioteca que sus padres le construyeron. ¿Quién puede estar detrás de todo? 

La silueta del olvido es una novela contada de una forma original que nos va a permitir tener una visión mucho más amplia de cada uno de los personajes, casi periférica y muy cinematográfica, ya que, además de los diálogos, el autor vuelca en la narración parte de los pensamientos de sus protagonistas, esos que antes de hablar pasan por nuestra mente, y cuya trayectoria rectificamos en ocasiones sobre la marcha para decir algo más políticamente correcto. Un dato que, junto con otros pequeños detalles, hacen que en la novela se den la mano escenas que nos arrancan la carcajada con otros mucho más estremecedores y que, pese a su contraste, funcionan muy bien. A mí me han gustado y me ha parecido una combinación acertada pese a lo arriesgado. La inspectora Carreras tiene un reto importante y el tiempo apremia, pero ella es una mujer muy capaz, pese a sus complejos y sus demonios interiores. A través de pequeños flashbacks intercalados en la trama iremos montando su historia. El subinspector Ramón Linares, es un agente curioso en muchos sentidos; no solo en su aspecto descuidado, también en sus aficiones. Héctor, es un miserable capaz de sacar tajada con la truculenta historia de un impedido. Cristina Manuela, la madre de la niña, es pija insoportable, una mujer que vive por y para las apariencias. Y el doctor Valls, acostumbrado a poner las normas, debe dejar todo en manos de otros. 

La silueta del olvido es una novela que atrapa desde las primeras páginas con una trama muy original, una tensión bien sostenida, unos personajes potentes y un cambio de tercio tan brillante e inesperado que no puedo más que recomendaros su lectura. Sin duda, un buen estreno el mío con este autor.

Ganador de La silueta del olvido de Joaquín Camps

14/5/19

Transcurrido el plazo para participar en el sorteo de un ejemplar en papel de La silueta del olvido de Joaquín Camps, os dejo el nombre del ganador. El premio es para:

a Rafflecopter giveaway

Felicidades al ganador. Por favor, envíame tus datos postales en un plazo de 48 horas a bookeandoconmangeles@gmail.com. El envío postal lo haré yo misma por lo que no me hago responsable de cualquier posible extravío. En caso de no recibir respuesta en ese plazo se procederá a resortear el libro. 

Muchas gracias a todos por vuestra participación.

Esta semana leo #20-2019

13/5/19

Comienza una nueva semana en la que el verano parece haber llegado a Málaga para no retirarse y comienzo mucho más relajada y con ganas de retomar de lleno la actividad bloguera. De momento, os voy a contar mis planes de lectura que son muy suculentos. Ayer mismo comencé Belleza Roja, la nueva novela de Arantza Portabales de la que he podido leer poquito pero que promete ser una buena lectura. Cuando finalice será el turno de Antes de los años terribles de Víctor del Árbol, una historia con pintas de ser de las que te dejan huella. Espero contaros muy pronto algo más de ambas.


Y, vosotros, ¿qué leéis?


El artesano - Sharon Bolton

7/5/19

La carrera profesional de Florence Lovelady llegó a lo más alto cuando treinta años atras ella misma dirigió el arresto de Larry Grassbrook, un fabricante de ataúdes y asesino en serie. Como algo propio de nuestras peores pesadillas, las víctimas eran niños y fueron enterrados vivos. Florence resolvió el misterio y encerró a Larry en la cárcel durante el resto de su vida, justo antes de que más niños fueran asesinados. 
Pero ahora, treinta años más tarde, Larry ha muerto y los eventos del pasado se comienzan a repetir. ¿Hay alguien copiando los asesinatos cometidos por Larry? ¿O estuvo Florence equivocada durante todos estos años? Pero cuando su propio hijo desaparece en circunstancias similares, el caso no solo es que vuelva a abrirse, ahora es personal. ¿Hay algo mucho más siniestro y macabro en juego?


MIS IMPRESIONES


Ya sabéis que soy de esas que no se puede resistir a un buen thriller y si además la historia tiene tintes oscuros, mejor que mejor. El artesano de Sharon Bolton parecía tener los ingredientes perfectos. Os cuento mis impresiones de su lectura.

Tras una carta de la propia autora en la que explica al lector su interés desde antiguo por las brujas, nos cuenta cómo su localidad natal, Pendle , en el año 1612 unas mujeres fuero ahorcadas por brujerías, siendo en general esa zona norte de Inglaterra cuna de misterios y supersticiones.  

Nos situamos en agosto del año 1999, cuando han pasado treinta años desde que Florence Loveday detuviese por asesinato a Larry Glassbrook. Hoy después de tantos años, vuelve a aquel lugar que quiso enterrar en su memoria para acudir al funeral de Larry, el que fuera propietario de la funeraria Glassbrook & Greenwood, que acusado de asesinar a tres niños enterrándolos vivos, ha pasado los últimos treinta años entre rejas. Tras el entierro, mientras Florence visita su antiguo domicilio descubre algo que la perturbará por completo y le hará dudar si Glassbrook es realmente el culpable de aquellos asesinatos o el responsable está libre. Las cosas no tardarán en complicarse.

El artesano es un thriller con un comienzo realmente impactante que atrapa al lector por completo. La idea de ser enterrado vivo es para la imaginación de cualquiera la peor de sus pesadillas y explorar los motivos que pueden llevar a una mente tan perturbada a someter a esa barbarie a tres tres adolescentes fue el gancho perfecto. Sin embargo, a pesar de estar encuadrada como thriller, no es esta novela de devorar en dos sentadas sino que, tras ese culmen inicial va hacia aguas más tranquilas, y aunque se lee a buen ritmo y tiene una prosa sencilla y asequible, me ha resultado una de esas historias que va de más a menos y el desenlace no ha estado a la altura de lo esperado. Estamos, eso sí, ante una novela muy oscura, de esas en las que siempre sientes que hay alguien al acecho, observando tras de una cortina. Una historia donde el misterio se entremezcla con la superstición y cierto tinte paranormal.

Nos encontramos con dos hilos temporales de los que sin duda alguna el del pasado me ha resultado mucho más interesante y lleno de tensión. También se alternarán dos voces narrativas: la de Florence en primera persona, que consigue trasladar al lector todas sus dudas en el presente, sus inseguridades en el pasado, y la de un narrador omnisciente. En 1999, Florence es una reconocida profesional que regresa junto a su hijo a la localidad en la que ejerció como agente de policía treinta años atrás y algunas de sus pesadillas parecen volver a repetirse. En el otro hilo retrocedemos a junio de 1969 cuando ella era una joven agente más inexperta, que trataba de hacerse un hueco profesional en un mundo de hombres, no demasiado dispuestos a hacerle fácil el desempeño de sus funciones y en el que cada uno de sus actos era cuestionado. No obstante, Florence era una chica obstinada y la detención de Larry lanzó su carrera profesional.

El personaje de Florence es realmente bueno, nos va guiando por toda la investigación policial de la desaparición de tres niños de la localidad . Es una mujer que trata de hacer carrera en un mundo de hombres, pero que demuestra constancia y no de deja arredrar por nadie. La ambientación es otro de los puntos fuerte, con esa funeraria que es casi una protagonista más, y con la que he aprendido cosas tan curiosas como la diferencia entre un ataud y un féretro y otros detalles que han conseguido ponerme los pelos de punta.

El artesano es un thriller con un comienzo realmente perturbador e inquietante y una protagonista con mucha garra. Una historia oscura en la que se mezclan la investigación policial y las supersticiones.

Esta semana leo #19-2019

6/5/19

Comienza una semana que se me va a pasar entre apuntes y agobios de última hora. Estaré fuera varios días y no precisamente de vacaciones, pero prometo volver a la carga a partir de la semana que viene. Si algo puedo hacer aparte de leer mis capítulos correspondientes a la lectura conjunta de Anna Karenina, que por si no sabéis estamos siguiendo un montón de blogs a través de Twitter con el hastag #LCKarenina,  los dedicaré a leer un poquito de Despiértame cuando acabe septiembre de Mónica Rouanet


También tenéis activo un sorteo en el blog que por falta de tiempo no está teniendo ni casi publicidad: un ejemplar en papel de La silueta del olvido de Joaquín Camps. Esta es la última semana para participar y no os haré esperar mucho con el resultado. Bases.



Laky de Libros que hay que leer nos trae una propuesta interesante y es que José Vicente Alfaro ha publicado nueva novela, en esa ocasión de la mano de Planeta y está organizando un sorteo más lectura conjunta. ¿Quieres saber más? Bases


Y, vosotros, qué leéis?

Mañana tendremos otros nombres - Patricio Pron

2/5/19

megustaleer - Mañana tendremos otros nombres (Premio Alfaguara de novela 2019) - Patricio PronViven en Madrid, en la actualidad. Ella es arquitecta, tiene miedo a hacer proyectos de futuro y busca algo que no puede definir. Él escribe ensayos, lleva cuatro años a su lado y nunca pensó en verse soltero de nuevo, en un «mercado» sentimental del que lo desconoce todo. 
Por las grietas de su derrumbe como pareja entran las amistades, sus consejos y sus vidas, la mayoría de las veces con más dudas que certezas. Es la generación Tinder, la de unas personas que eliminan a otras con un dedo; una generación en la que todos están expuestos y a la postre desencantados. La ruptura de una pareja también dice mucho de un país, de un momento, de una idea de convivencia. Y la radiografía de los tiempos es dura: padres que lo son por obligación, experimentos de reinvención personal que son performances sin público, unas tecnologías que lo penetran todo, incluyendo la intimidad. Ella y Él, ya próximos a los cuarenta, comienzan a habitar esos nuevos espacios posibles en paralelo, sin desgarros románticos pero con una fuerte añoranza misteriosa que tal vez vuelva a reunirlos. 
Mañana tendremos otros nombres es una mirada a las relaciones sentimentales del animal humano desde una óptica sociológica que no excluye la ternura. Es, sobre todo, la gran novela del amor en los tiempos de las redes. 

FICHA DEL LIBRO

MIS IMPRESIONES


De un tiempo a esta parte disfruto cada vez más con las novelas intimistas y la sinopsis de esta historia me provocó un auténtico flechazo. No me equivoqué con ella. Esta de la que os hablo hoy, Mañana tendremos otros nombres, de Patricio Pron, ha sido la novela que se ha alzado con el Premio Alfaguara de novela 2019. Os cuento el porqué de mi recomendación.

Una línea de luz había ido deslizándose por el suelo hasta alcanzar el montón de hojas de papel. Eso significaba que uno de los últimos días de ese verano estaba terminando, o comenzaba, Él ya no lo sabía. Durante una época solía jactarse de que podía dormir siempre y en todos los sitios, solo tenía que cerrar los ojos y un instante después el mundo diurno terminaba. Pero en ese momento llevaba dos días sin dormir, y se preguntaba si alguna vez recobraría esa capacidad suya.

Él y Ella han terminado después de cinco años juntos. Ahora, Él está solo en el apartamento que compartían, habitando un espacio que parece inmenso ante el vacío de sus cosas, de su presencia, de su voz. En medio de su dolor, y casi en un acto de locura, se ha dedicado durante dos días a arrancar una de cada dos páginas de los libros que Ella le había regalado, como si de esa forma pudieran hacer un reparto justo, un reparto al que le seguirían el resto de las cosas materiales comunes. Porque, aunque no era eso lo que quería, aunque lo que de verdad deseaba era que Ella estuviese allí, todo había acabado. Ella le ha dicho que hay otro, y él está paralizado, aterrado ante el abismo de un futuro incierto, tanto que no sabe ni cómo seguir adelante.  

Con un desgarro que es imposible no sentir ante la desolación de nuestro protagonista y  la fuerza narrativa de Pron comienza una novela de personajes que carecen de nombres, quizá porque cualquiera de nosotros podríamos ser los protagonistas de esta historia. Él es escritor, ella es arquitecto. Juntos soñaron en construir algo, pero el tiempo nos va modulando y cinco años después, a pesar de haber hecho el camino juntos, sus vidas tienen diferentes metas.  

A menudo, cuando una novela te toca demasiado, es necesario dejarla reposar un poco, para tener una perspectiva más serena, más real. Me ha parecido magnífica la forma en que Pron lo cuenta: con sencillez, de manera ágil, pero con garra. Su pluma está cargada de sentimientos y tiene una capacidad impresionante para emocionar, para traspasar el papel, calar en el lector e involucrarle con los personajes, manteniendo bien el pulso narrativo en una novela en la que, a pesar de no suceder demasiadas cosas, sí que quedan bien explorados un amplio abanico de sentimientos.  

Mañana tendremos otros nombres es una novela intimista que disecciona de manera excepcional los afectos de cada uno de los protagonistas tras esa separación y las etapas que habrán de superar: el dolor, el vacío, el cansancio, el reparto incluso de las amistades, el miedo, los días y la vida que pasan a su alrededor sin tener casi conciencia de lo ocurrido y la nueva realidad que se abre ante cada uno de ellos. Una realidad tan diferente a la vivida, dominada por unas tecnologías tan intrusivas que dan al traste con cualquier tipo de privacidad, donde el sentir parece estar pasado de moda, donde elegir implica renunciar a oportunidades tentadoras, y lo importante es aparentar una felicidad impostada ante una foto que exhibir a infinidad de personas ajenas y a las que importas poco más que nada.  

Dos son los protagonistas principales de una novela de cronología lineal, en la que se intercalan algunos capítulos relativos al pasado de cada uno de ellos que nos permiten ir montando las piezas de la historia, se divide en siete bloques relacionados con la fecha de la ruptura y abarca un marco temporal de siete meses. Conoceremos a Él y Ella, y a D, A o M algunas de sus amistades.

Mañana tendremos otros nombres es una novela realmente conmovedora en la que además del mapa del duelo de una pareja tras su separación, Pron realiza una feroz crítica social a la realidad que nos rodea, a ese mundo artificioso e irreal donde parecer es más importante que ser, un lugar donde la libertad parece estar reñida con el amor y con nuestra capacidad para mostrar afecto. Sin duda, una novela que invita a la reflexión. Os la recomiendo sin reservas.  

Érase una vez la taberna Swan - Diane Setterfield

30/4/19

megustaleer - Érase una vez la taberna Swan - Diane SetterfieldEn una oscura y brumosa noche, en el pequeño pueblo inglés de Radcot, a orillas del Támesis, los lugareños se reúnen en la taberna Swan para compartir un trago e historias llenas de sabiduría popular. Con seiscientos años de antigüedad, la posada es famosa por reunir a los mejores narradores de cuentos populares, pero esa noche la tertulia nocturna se ve interrumpida por la llegada de un hombre misterioso empapado en sangre que carga en sus brazos a una niña inconsciente. Antes de que el hombre pueda emitir explicación alguna, cae derrumbado. 
Mientras tanto, río arriba, dos familias buscan desesperadamente a sus hijas, Alice Armstrong, a la que nadie ha visto desde hace veinticuatro horas tras el suicidio de su madre, y Amelia Vaughan desaparecida dos años atrás sin dejar rastro.


MIS IMPRESIONES


Las magníficas opiniones que había leído de El cuento número trece, la preciosa portada del libro y la sinopsis tan atrayente fueron los motivos que me llevaron a leer esta historia. Os cuento mis impresiones.

La taberna Swan, una archiconocida posada, regentada por los Ockwell desde tiempos inmemoriales y ubicada a orillas del Támesis, es famosa por reunir cada noche a los mejores contadores de historias. Lo acontecido allí durante la noche del solsticio de invierno cuando un forastero moribundo y empapado entra portando en sus brazos una niña desfallecida será el eje de esta novela. Tras dar unos pasos el forastero se desvanece ante la estupefacción de los presentes, que rápidamente acudirán en su auxilio y avisarán a una enfermera vecina quien, en cuestión de segundos ve como la pequeña muere para poco después recuperar el pulso. ¿Qué ha ocurrido en realidad a la niña? ¿Ha sido un milagro? Nadie sabe dar una explicación lógica a lo sucedido, pero todos los presentes, los que han tenido un contacto con la pequeña, han sentido un magnetismo especial, un instinto protector hacia ella. ¿Quién será? ¿De donde vendrá?

A partir de aquí, navegaremos río arriba para ir conociendo a estos y otros de los personajes de una novela coral, que inicialmente provoca cierto desconcierto en el lector, al no saber a ciencia cierta su deriva, para, poco a poco, de forma pausada, ir atisbando cuál va a ser el hilo conductor y nexo de unión de todos ellos: Margot Ockwell, cuya familia ha regentado el Swan desde tiempos inmemoriales, junto a su marido Joe, un gran contador de historias; Daunt, un fotógrafo enamorado del Támesis; el matrimonio Vaughan, cuya hija fue secuestrada dos años atrás; Robert Armstromg, un hombre de color que busca el paradero de su nieta Alice y de una chica que mantuvo una relación con Robin, su hijo mayor; o Lily, una joven con un pasado misterioso que ayuda en la parroquia y cree saber quién es esa niña.

Diane Setterfield sabe sembrar el desconcierto en el lector y, desde luego, a mí, a pesar de no ser esta una novela con gran ritmo me encandiló desde las primeras páginas, más que con su historia, con esa forma de contar la historia. Esa prosa cadenciosa, envolvente y descriptiva capaz de trasladarte en el espacio y en el tiempo hasta Radcot, un pequeño pueblecito al borde del Támesis es junto con su impecable ambientación uno de los mejores alicientes de la novela. Y hasta aquí todo hubiera ido bien si no hubiera sido porque, desde mi punto de vista, la autora abusa del número de páginas, dedicándose en exceso a la descripción de lo que siente cada personaje o dando demasiadas vueltas a otros temas, que me hacían sentir por momentos que no avanzaba. Creo que con algo de síntesis la novela hubiese sido más efectiva, logrando mantener la tensión narrativa.

La galería de personajes es enorme y de lo más variada. A través de cada uno de ellos la autora va entrelazando una serie de subtramas, que comparten protagonismo entre ellas hasta llegar a entroncar con la principal. Temas como la bondad, la maldad, el duelo, la culpa, el miedo a equivocarnos, el destino, las relaciones entre padres e hijos formarán parte de una historia,  impregnada de un aura de misterio, llena de brumas y cierto tinte sobrenatural en la que el Támesis es tan o más protagonista que el resto de los personajes. 

En definitiva, Diane Setterfield nos trae una historia original, buenos personajes, una prosa y una ambientación impecable, en la que a mí me ha lastrado la extensión y quizás las expectativas de un desenlace más complejo a tenor del misterio generado. No obstante, es una novela que está gustado mucho y como sabéis no es más que una opinión personal por lo que os animo a contrastarla con otras. 

Esta semana leo #18-2019

29/4/19

Comenzamos una nueva semana que nos abrirá las puertas del mes de mayo y yo sigo del mal en peor en planificación, pero sin dejarme vencer, que es lo importante. Ando bastante liada con un curso que se lleva todo mi tiempo libre así que esta semana solo me planteo leer un libro, si llego a algo más, será sobre la marcha. Estoy terminando La silueta del olvido de Joaquín Camps, una novela que me está gustando mucho y de la que os recuerdo hay un sorteo activo en el blog. En cuanto acabe con ella, llegará el turno de La hija de la española de Karina Sainz Borgo.


Y, vosotros, ¿qué leéis?

El eco de la piel - Elia Barceló

25/4/19

Cuando a Sandra Valdés, joven historiadora en paro, le encargan que escriba la biografía de Ofelia Arráez —la gran empresaria y constructora, referente obligado en el mundo de la moda del calzado femenino—, ella acepta el reto sin imaginar los secretos que se ocultan en los noventa años de esa mujer contradictoria y poderosa, sin saber que lo que va a descubrir cambiará también su vida. 
Como es habitual en las novelas realistas de Elia Barceló, la historia se articula en dos tiempos: 
En el presente, Sandra, atraída por una oferta que le dará suficiente dinero como para replantearse su futuro y abandonar la precariedad de su trabajo en una cadena de ropa en Madrid, decide volver durante un tiempo al pueblo de su infancia a redactar la biografía que le ha encargado don Luis, hijo de la famosa Ofelia, para lo cual tendrá que investigar y entrevistar a personas que la conocieron. 
Cada una de ellas muestra una verdad parcial sobre Ofelia; cada documento encontrado -fotos, cartas, cintas, noticias- va descubriendo a una mujer distinta, va creando un personaje contradictorio, a veces incomprensible, otras veces convencional, otras potencialmente oscuro y peligroso. El pasado está lleno de secretos, de malentendidos, de versiones que no casan entre sí. 
Pero también sucede con el presente, porque los seres humanos somos fuente de misterio, ocultamos cosas, callamos, tergiversamos. En su propio pueblo, Sandra irá descubriendo que nada es lo que parece, que la vida está llena de sorpresas y no todas son agradables. Uno es tanto lo que es como lo que parece, lo que elige mostrar al exterior, y cada uno de nosotros va descartando pieles a lo largo de su vida, como las serpientes, y va dejando ecos de sí mismo en todos los que alguna vez lo conocieron.

FICHA DEL LIBRO

MIS IMPRESIONES


Que Elia Barceló es una de mis autoras preferidas es algo que sabéis los asiduos de este blog. Me cautivó con El color del silencio, y El secreto del Orfebre y Las largas sombras fueron novelas con las que me fidelizó. Sabiendo esto estaba claro que, cuando surgió la oportunidad de leer en primicia su nueva novela, mi respuesta fuese un sí rotundo. El eco de la piel llega hoy a las librerías y os dejo mis impresiones.

Sandra es una joven historiadora que, como tantas hoy día, malvive con el mísero sueldo que le proporciona su trabajo como vendedora en una cadena de ropa de Madrid. La oportunidad de escribir la biografía póstuma de Ofelia Arráez, una conocidísima empresaria, que logró crear un imperio de la nada y cuya marca es todo un referente en el mundo del calzado le proporcionará un desahogo económico que no puede dejar pasar, aunque ello implique tener que volver una temporada a su pueblo natal, Monastil.

Será el hijo de Ofelia, Luis, un solterón de setenta y tantos años el que con esta biografía pretenda ofrecer un homenaje a la figura de su madre. Pero la construcción de la misma, aunque se pretenda enfocar a su faceta profesional, implica una investigación en la que pueden aparecer ciertos datos que no conviene o merece sacar a la luz; una verdad que puede ofrecer una visión muy diferente a la que Luis pretende mostrar. Pero, ¿quién fue en realidad Ofelia Arráez?

La novela se estructura en cuatro partes: en las dos primeras partes se alternarán fragmentos de Recuerdos y reflexiones de Selma Plath (alguien cuya identidad conoceremos más adelante), capítulos en primera persona en los que Sandra nos va narrando sus impresiones sobre la investigación, así como ciertos episodios de su vida durante el tiempo que pasa en Monastil, y otros capítulos numerados, a cargo de un narrador omnisciente, en los que la autora nos va dejando pequeñas miguitas que nos permitirán construir nuestra imagen de Ofelia para en la tercera parte, con una cronología lineal que irá desde el año 1939 hasta 2003 conocer su verdadera historia y cerrar la cuarta parte con Sandra en el año 2018 más un epílogo que nos llevará muchos años después.

Elia Barceló tiene elegancia y maestría tejiendo historias. En esta ocasión, aunque su forma de narrar es maravillosa y esos fragmentos que va intercalando tienen unas reflexiones preciosas, no sabía muy bien hacia donde me iba a llevar la trama. Tengo que reconocer que, si bien he disfrutado de la novela en su conjunto, es en la tercera parte donde he vuelto a caer rendida ante la pericia de la autora para envolverte en una espiral de sorpresas, emociones y giros inesperados que me han dejado absolutamente fascinada. 

Aunque no vamos a encontrar en las novelas de esta autora una lectura que vuele entre las manos, ese lado emocional que sabe trabajar y transmitir tan bien, logra impregnarte y eclipsarte de tal manera que quedas atrapado, expectante ante un desenlace que siempre logra sorprenderte. En esta ocasión además la novela tiene el plus de hacer un recorrido sobre la evolución de la industria del calzado y la forma en que cambió la vida de Elda, una población Alicantina que en la novela será Monastil al tiempo que retrata el boom de la construcción en la costa y con ella la llegada de las mafias y la corrupción.

Contamos con un elenco de personajes amplio y dos planos temporales. En el pasado, que es la trama más emocionante desde mi punto de vista: Ofelia; Anselmo, su marido; Gloria, una íntima amiga y su hijo Ángel así como Selma Plath. Evidentemente, al ser la homenajeada Ofelia es ella la que tendrá un mayor protagonismo y recorrido; una mujer decidida, valiente, camaleónica, admirada por unos y odiada por otros, que no se arredró ante nada para conseguir sus objetivos. Pero también el resto de los personajes tienen un gran peso en la historia y están magníficamente dibujados, unos personajes llenos de luces y de sombras, cada uno de ellos guardando con celo algún secreto. Me ha gustado especialmente la figura de Selma Plath y el tándem tan bueno que lograron Anselmo y Ofelia. En el presente también hay infinidad de secretos, parece que la cosa venga de familia y Luis es un hombre entrado en los setenta y aquejado de una dolencia de cadera, un perfecto caballero muy celoso de su intimidad. Y Sandra, que es narradora y protagonista, una joven a la que la biografía de Ofelia y las experiencias vividas cambiarán por completo. Sobre el resto, habréis de investigar vosotros mismos un poco.

Elia Barceló ha vuelto a ganarme, a fidelizarme y a sorprenderme con una novela llena de emoción. El eco de la piel es la apasionante historia de dos mujeres que afrontaron el riesgo y las consecuencias de vivir conforme a sus pulsiones. No la dejéis escapar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...