Bookeando

con MªÁngeles

El lunes nos querrán - Najat El Hacmi

23/2/21

 
«Hay razones de peso que me llevan a escribir sobre nosotras: entonces no lo sabíamos, pero estábamos conquistando territorios nuevos impensables para nuestras madres—, estábamos rasgando todos los velos, escarbando agujeros con endebles cucharitas en murallas impenetrables, y ni siquiera nos dábamos cuenta.»
El lunes nos querrán cuenta la historia de una joven de diecisiete años que desea encontrar la libertad para descubrir qué es lo que la hará feliz. Pero las condiciones de las que parte son complicadas. Vive en un entorno opresivo del que no le será fácil salir sin tener que pagar un precio demasiado alto. Todo empieza el día en que conoce a una chica cuyos padres viven su condición cultural sin las ataduras del resto de su comunidad, y que encarna lo que ella ansía. Su nueva amiga afronta los primeros retos que como mujer le presenta la vida con una vitalidad, ilusión y empeño que la fascinarán y la impulsarán a seguir sus pasos.
Una historia emocionante y reveladora sobre la importancia de que las mujeres sean protagonistas de sus propias vidas aunque tengan que enfrentarse a condicionantes de género, clase social y origen. Este es el relato del arduo camino hacia la libertad.

FICHA DEL LIBRO
 

MIS IMPRESIONES


Dos eran hasta hace una semana las novelas que había leído de Najat El Hachmi, esta autora de origen marroquí muy comprometida con la integración de la mujer musulmana en nuestro país, que me conquistó con La hija extranjera y posteriormente con Madre de leche y miel. La novela de la que os hablo hoy, galardonada con el Premio Nadal 2021 sigue la senda de las dos anteriores y os voy a dar unas cuantas razones para leerla.


El lunes nos querrán nos narra la historia de una adolescente musulmana residente en un barrio marginal de la periferia barcelonesa y de los múltiples obstáculos que tendrá que salvar para decidir con libertad su futuro. Una novela que, en la línea de sus anteriores publicaciones, contiene una clara denuncia social sobre la opresión a la que se ven sometidas infinidad de mujeres musulmanas cuando, tras instalarse con sus familias en España, tratan de buscar un futuro mejor que el que tuvieron sus padres.


Es Naíma, la protagonista principal de esta historia dividida en dos partes que corresponden a momentos muy diferentes de su vida y compuesta por capítulos numerados, quien en primera persona, recordando cómo fue ese camino desde su adolescencia hasta llegar a la mujer que hoy día es, a modo de confesión y en una especie de carta que abarca la totalidad de la novela, le cuenta cómo vivió ella aquellos días a su íntima amiga, una joven que no sabremos donde se encuentra hasta las últimas páginas del libro. Lo hace de forma sencilla, a través de un relato precioso e indignante para el lector, pero que a la vez refleja a la perfección la inocencia, el dolor, la tensión y el miedo que acompañan en su día a día a esta chiquilla, que pese a todo, no está dispuesta a renunciar a sus sueños.


Nadie mejor que Najat para hablarnos de ese choque cultural que explosiona en la cabeza de una niña porque, aunque tiene diecisiete años, esta joven tímida que sueña a través de sus libros tiene coartadas todas sus libertades, y ese sufrir suyo en silencio nos llena de rabia al tiempo que despierta nuestro instinto protector. Ella no quiere grandes cosas, solo hacer cosas propias de su edad y conocer el amor. Tampoco quiere herir a los suyos, pero es que es imposible avanzar sin derribar algunos muros. Su amiga es el espejo en el que a ella le gustaría mirarse, porque aun siendo musulmana, sus padres son mucho más permisivos y esas pequeñas licencias son todo un logro para una chica que vive con un miedo cerval cada paso que da fuera de su casa.


Lo que me salvó entonces, permitiéndome sublimar el deseo, fue el amor platónico. Nadie puede imaginar hasta que punto puede Platón resultarle útil a una mora adolescente en un barrio de la periferia de la periferia. Bastaba un gesto, un rasgo, una mirada para que un hombre cualquiera, incluso alguno con el que me cruzaba por la calle, despertara en mi imaginación una gran historia de amor. ¿Qué sabíamos entonces nosotras del amor? En casa no existía, mis padres, como muchos matrimonios de nuestro barrio se habían conocido la noche de bodas, y su relación era tan jerárquica que resultaba imposible que mediara afecto alguno entre ellos.

El retrato social es fabuloso y sin contar con grandes escenarios, la opresión se palpa hasta en los techos bajos de esas viviendas, en la imposibilidad de moverse por un barrio lleno de ventanas indiscretas y de personas de tu propia raza que curiosamente envidian el progreso de los suyos. A pesar de la ausencia de diálogos, la historia arranca a buen ritmo y va ganando tensión a medida que avanzamos.

 

El lunes nos querrán nos narra la que podría ser la cruel realidad de muchas jóvenes musulmanas en nuestro país. El despertar del deseo, el acceso a la educación secundaria, las relaciones sociales o incluso los arquetipos de belleza chocarán contra muros infranqueables como el patriarcado, la religión y el propio barrio de mayoría musulmana, ese triángulo vertical de torres al que se alude en la novela, que pesan como losas y se convierten en cárceles sin rejas de la que es muy complicado escapar. En medio de ellos, dos chicas, que confeccionan listas con todas aquellas cosas que han de mejorar para que las quieran un poco más cuando comience la próxima semana, como si las fallidas fuesen ellas. Qué buen título y qué buena historia.


15 comentarios:

  1. Tengo mucha curiosidad por leerlo, conocer su cultura y sus retos en una sociedad como la nuestra y como la suya debe ser muy interesante. Tu reseña lo confirma. Seguro que lo leeré cuando venga a la biblioteca.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Como te dije, creo que en la entrada de ayer o de la semana pasada, ya no sé, sobre lo que ibas a leer en la semana que empezaba, tenía interés en esta escritora de la que he oído hablar mucho.
    La novela "El lunes nos querrán" creo que sería una buena lectura para una tertulia dado que daría mucho asunto sobre la inmigración, la disparidad cultural, la integración, la discriminación de la mujer... La propondré en mi tertulia por si les apetece que nos pongamos con ella.
    Muchas gracias por tu reseña, Mari Angeles
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    será una de mis próximas lecturas, es mi estreno con la autora y espero disfrutarlo tanto como tú.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola. Remonta pues el premio Nadal que el año pasado no cosechó muchas alegrías. Me gusta la historia y la forma de contarla también. Todavía no he leído nada de la autora así que podría empezar por aquí.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Tengo apuntadas las dos novelas que comentas en mis pendientes y ahora se suma esta tercera y creo que empezaré con ella para conocer a la autora. Un tema interesante el de esas mujeres que luchan contra todo un mundo cultural y familiar que las reprime y trata de anularlas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. No he leído nada de Najat El Hachmi y creo que esta novela es una buena oportunidad para conocer a esta autora. Besos.

    ResponderEliminar
  7. NO he leído aún nada de la autora, y por lo que cuentas, con cualquiera de sus novelas debería animarme. Buscaré en la biblioteca, que me has dejado con ganas.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  8. No he leído nada de ella y me quedo con ganas si no fuera porque tengo tanto pendiente. Besos

    ResponderEliminar
  9. Paso de puntillas porque la empecé anoche.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Mª Ángeles. Me han regalado el libro y espero poder leerlo pronto. Tu reseña me anima mucho.

    Besos y felices lecturas.

    ResponderEliminar
  11. Ya sabes que yo aún no me he animado con esta autora aunque siempre tengo presente que a ti te han gustado sus libros así es que algún día será.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Vuelvo tras terminar ayer esta novela, la primera que leo de la autora porque como soy un desastre no hago caso de tus recomendaciones (por favor, la próxima vez que descubras a una autora así oblígame como sea a leerla). ¿Qué te digo? Rendida a los pies de autora y protagonistas estoy, de su narrativa, de lo que cuenta y cómo lo cuenta. No es lectura para todo el mundo, esto lo tengo claro, pero para los que disfrutamos de lecturas de tono más o menos intimista, sintiendo emociones a cada página por muy ajenas que nos sean... En fin, ardua tarea voy a tener para hacer la reseña si quiero transmitir todo lo que he sentido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Holaaa.... Yo estoy con ella estos días. A mí me está dejando atónita. A veces, sucumbo ante un ataque de tristeza y otras, de rabia. Te he leído por encima. Ya te diré. Besos

    ResponderEliminar
  14. De Najat leí La hija extranjera y me gustó mucho. Seguro que leeré este Premio Nadal, hay que dar visibilidad a lo que sufren esas mujeres.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hablas maravillas de ella y es imposible no apuntarla. Pero también te digo que con todo lo que tengo pendiente como no venga ella a mí, lo veo difícil.
    besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...