Bookeando

con MªÁngeles

Presentación de Un amor de Alejandro Palomas en Málaga

20/4/18



La sala de eventos culturales del CAC, Centro de Arte Contemporáneo de Málaga, acogió el pasado jueves día 5 de abril la presentación de Un amor de Alejandro Palomas, novela con la que ha resultado ganador del Premio Nadal en esta anualidad de 2018. La presentación de Alejandro estuvo a cargo del escritor y profesor de escritura creativa Pedro Ramos. 

En una presentación de lo más amena y distendida, comenzó Pedro felicitando a Alejandro por su reciente galardón y preguntándole cómo había tomado su familia este premio. Nos contó Alejandro que su familia no sabía siquiera que había presentado la novela y que se enteraron por la televisión, que lo han asumido con naturalidad, quizá porque el impacto inicial fue para ellas la publicación de Una madre, pero que ahora ya están acostumbradas. 

Se habló también de las flores, tan presentes en las portadas de sus libros. Nos dijo Alejandro que para él tienen un significado muy especial porque su familia tenía una floristería, y esas flores están asociadas a su niñez, una etapa de su vida llena de felicidad. 

También habló de cómo ha cambiado él a lo largo de los años, lo pronto que pasa el tiempo y cómo le parece mentira que ya tenga cincuenta años. Nos confesó que las redes sociales le han permitido interactuar con el lector y le están reportando muchas alegrías por esa conexión tan directa, algo que hace años era impensable para él. Como también era impensable que fuese capaz de rechazar, una y otra vez, un boceto de la portada de su libro si no le convencía. 

Inevitablemente surgió el tema de cómo vivía el ese periodo de escritura, un momento que nos confesó es tan intenso, que lo sufre y lo disfruta dependiendo de los derroteros por los que discurre la novela: se aflige por momentos y se ríe con otros. 

No cabe duda que la veteranía es un grado y Alejandro también nos confesó haber aprendido a aceptar las críticas sin afectarse por ello, porque, tal y como dice él: es imposible puede gustar a todos; un dato que demuestra su madurez como escritor. 

Tras el turno de preguntas se pasó a la librería a la firma de ejemplares, volviendo a demostrar con cada uno de sus lectores su sencillez y su cercanía. Me quedo con su abrazo, las buenas sensaciones de sus novelas y esas dedicatorias suyas tan inigualables.

Todas las familias felices - Mercedes de Vega

19/4/18

megustaleer - Todas las familias felices - Mercedes de VegaTeresa Anglada ve cómo su vida de periodista de éxito se desmorona cuando su hija Jimena desaparece en el Museo de Arte Reina Sofía de Madrid sin dejar rastro. Presa del pánico, Teresa tarda en caer en un detalle: su hija ha desaparecido un 21 de diciembre, el mismo día que lo hizo su padre en 1970. Lo que todavía no sabe es que una de sus antecesoras murió en ese mismo lugar sesenta y siete años atrás, cuando el museo era el Hospital Provincial de Madrid, si bien nunca se encontró su cadáver. 
Para recuperar a la pequeña Jimena, Teresa deja su trabajo y emprende una investigación que la obligará a ahondar en el pasado de su familia. Este viaje la enfrentará a sus propios fantasmas, a la pérdida de su padre, y a saber realmente quiénes son los Anglada, hasta alcanzar un clímax del que nadie saldrá indemne. 
Con un dominio envidiable de la prosa, Mercedes de Vega regresa al universo que creó en su anterior novela, Cuando estábamos vivos, para sumergir al lector en un drama torrencial que explora las luces y las sombras que todas las familias guardan en su interior.

MIS IMPRESIONES


Amor a primera vista fue lo que sentí por la portada de esta novela. El hecho de que viniese de la mano de Mercedes de Vega, de quien, a pesar de no haber leído nada aún, tenía tan buenas referencias hizo que me lanzara a por ella sin pensar mucho más, incluso sin saber que esta novela seguía con una saga que se inició con Cuando estábamos vivos, su anterior novela. Ha sido mi primera vez con la autora y no creo necesario leer la anterior para poder disfrutar de esta. No obstante, no me cabe duda que de hacerlo en orden, el disfrute hubiese sido doble. De hecho, me ha gustado tanto que me voy a hacer con un ejemplar del primero. 

Año 2003. Teresa Anglada es una periodista de éxito, que hace años decidió cumplir su sueño de ser madre en solitario. Hoy día tiene dos gemelas de ocho años muy diferentes entre sí. Su vida se pone patas arriba cuando, durante una visita al Museo Reina Sofía, deja a sus hijas en un taller infantil y una de las pequeñas, Jimena, desaparece sin dejar rastro. Teresa no dudará en dejar momentáneamente su trabajo y dedicarse todos sus esfuerzos a buscar alguna pista sobre el paradero de su hija.

El 21 de diciembre no parece ser un buen día en el calendario de los Anglada. En el año 2003, es el día de la desaparición de Jimena. Pero también un 21 de diciembre, treinta y tres años atrás, desapareció Tomás Anglada, el padre de Teresa. Su esposa e hija quedaron marcadas de por vida por esta desaparición e infinidad de preguntas flotan en el aire.  Una tercera tragedia en la familia Anglada también tuvo lugar un 21 de diciembre. De ella conocerá Teresa a raíz de su propia investigación. ¿Puede ser todo fruto de la casualidad o hay algo más?

Nos encontramos ante una novela que se desarrolla a través de tres planos temporales: el actual, en el año 2003, nos va a llevar a conocer no solo la investigación que emprende Teresa para encontrar a su pequeña sino también a la mujer que es hoy día. Una mujer madura, luchadora y valiente, que enfrenta la maternidad en solitario pero se sobra y se basta para sacar adelante a sus hijas; alguien que no dudará en plantarle cara a la vida y escarbar en el pasado de su familia aun a riesgo de desenterrar secretos dolorosos. Otro hilo nos llevará hasta 1970 donde conoceremos a Tomás Anglada, el padre de Teresa, un hombre que, aunque felizmente casado, tras crecer en un orfanato decide indagar cuáles son sus raíces. En esa búsqueda se le perderá la pista en el pueblo de Milmarcos.  Un último hilo temporal nos llevará casi setenta años atrás para lograr montar las piezas de un complejo puzle con el que dibujar el árbol familiar.

Leer a Mercedes de Vega me ha gustado mucho; no solo por la historia tan buena que ha trazado, sino por la fuerza que imprime a sus personajes y esa prosa tan cuidada y elegante de la que hace gala.  Todas las familias felices no es una historia marcada por un gran ritmo, pero sí que cuenta con ingredientes suficientes para pegarte a sus páginas: infinidad de secretos familiares,  una intriga muy bien dosificada sobre la suerte que corrió Tomás Anglada o esa trama mucho más intimista en la que conocemos a Teresa Anglada  son algunas de las bazas con las que juega esta autora que, incluso se permite insertar un pequeño toque sobrenatural en la historia, sin que esto, que a mí personalmente me cuesta, haya mermado en lo más mínimo mi lectura.  Mención aparte merece la corrección que necesita la novela, una corrección que en ocasiones empaña una historia, que pese a todo me ha hecho disfrutar muchísimo.

Madrid y el Museo Reina Sofía, antiguo hospital Real de San Carlos, en torno al que circulan infinidad de leyendas, se sumarán como otros protagonistas de una historia que se extenderá hasta principios del siglo XX y en la que varias generaciones estarán marcadas por la tragedia. 

Todas las familias felices es una de esas novelas que no dudaría en recomendar a quienes disfruten de las sagas familiares. La fuerza de sus personajes, una prosa cautivadora y una compleja trama que nos adentra en las luces y las sombras de una saga familiar hacen de esta historia una delicia para los lectores.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...