Bookeando

con MªÁngeles

Resumiendo junio

12/7/18

Junio se quedó atrás y me trajo un montón de buenas lecturas. Thrillers, nuevos autores, novela histórica, y más tiempo para leer que se ha notado en mi balance. Siempre vengo tarde con esta entrada, pero me gusta dejarla con las reseñas ya publicadas. Os dejo la foto y los enlaces a las reseñas. 


El bosque sabe tu nombre - Alaitz Leceaga
La novia gitana - Carmen Mola
La química del odio - Carme Chaparro
El cuarto mono - J.D. Barker
Lejos del corazón - Lorenzo Silva
El monasterio - Luis Zueco
Ataduras - Domenico Starnone
El sueño de Creta - José Vicente Alfaro

La desaparición de Stephanie Mailer - Joël Dicker

10/7/18

La noche del 30 de julio de 1994, la apacible población de Orphea, en la región de los Hamptons, asiste a la gran apertura del festival de teatro. Pero el alcalde se retrasa... Mientras tanto, un hombre recorre las calles vacías buscando a su mujer, hasta hallar su cadáver ante la casa del alcalde. Dentro, toda la familia ha sido asesinada. 

Jesse Rosenberg y Derek Scott, dos jóvenes y brillantes policías de Nueva York, resuelven el caso. Pero veinte años más tarde, en la ceremonia de despedida de la policía a Rosenberg, la periodista Stephanie Mailer lo afronta: asegura que Dereck y Jesse se equivocaron de asesino a pesar de que la prueba estaba delante de sus ojos, y afirma poseer información clave. Días después, desaparece. 

Así se inicia este colosal thriller, que avanza en el pasado y el presente a ritmo vertiginoso, sumando tramas, personajes, sorpresas y vueltas de tuerca, sacudiendo y precipitando al lector sin freno posible hacia el inesperado e inolvidable desenlace.

MIS IMPRESIONES



La verdad sobre el caso de Harry Quebert fue para mí una lectura inolvidable y el descubrimiento de un autor. Curioso tema diréis porque El libro de los Baltimore aún aguarda turno en el estante. No aguardará mucho más. Al final se coló esta última publicación entre mis lecturas y no puedo dejar de recomendaros que os atreváis con ella. Os cuento un poco más. 

En el año 1994, dos jóvenes policías estatales, Jesse Rosenberg y Derek Scott, resolvieron un complejo caso de asesinato múltiple ocurrido durante la inauguración del festival de teatro en Orphea, una pequeña población costera, en la región de los Hamptons. Ese día morirían cuatro personas: la familia del alcalde de Orphea en su residencia y Meghan Paladin, una joven deportista que corría por la zona, a las puertas del domicilio del alcalde.  Sería el primer caso importante de sus carreras y el cambiaría sus vidas para siempre.

Veinte años después, durante la celebración de la despedida del cuerpo de policía de Jesse, que ha decidido emprender nuevos proyectos alejados de su actual profesión, una joven periodista, Stephanie Mailer, se acercará a Jesse para hacerle una importante revelación: el culpable del asesinato de Orphea está libre. La verdad estuvo ante sus ojos, pero no supieron verla. Cuando unos días después Jesse trata de contactar con Stephanie para indagar qué datos tiene, se da cuenta de que la joven ha desaparecido sin dejar rastro.

Este será el punto de partida con el que Dicker arrastre al lector a un complejo thriller en el que infinidad de tramas se irán cruzando una y otra vez y que se desdobla en dos hilos temporales : uno que transcurre en el año 2014, cuando Jesse conoce de mano de Stephanie su error en la resolución del caso y nos moverá en un marco temporal de treinta y tres días de cuenta atrás hasta la inauguración del XXI festival de Orphea; y otro, que nos remonta hasta el 30 de julio de 1994, día de los hechos, y nos adentra en la investigación que se llevó a cabo. 

Dos voces principales, Jesse en el presente y Derek en el pasado, entre las que se irán intercalando una amplia galería de personajes, nos ofrecerán, siempre en primera persona, su particular visión de los hechos. Una visión tan poliédrica que, a la vez que provoca una auténtica confusión en el lector haciéndole dudar de todos y cada uno de los personajes, le incita a seguir leyendo para tratar de desentrañar esa compleja maraña que parece no tener fin.

Si hay algo que me gusta de Dicker es ese sello tan personal que sabe imprimir a sus historias. No se extiende en descripciones innecesarias acerca de los escenarios ni los rasgos físicos de los personajes. Otra cosa es lo minucioso que se muestra a la hora de dibujarnos su carácter, su psicología, sus anhelos, sus miedos… y sus miserias. Y miserias aquí habrá muchas. Impresionante es la galería de personajes. Hasta una treintena que, de una manera u otra estarán presentes en la historia. La palma, se la llevan Jesse Rosenberg, Derek Scott, capitán y sargento de la policía estatal de Nueva York respectivamente y Anna Kanner, subjefa de policía de Orphea. Los personajes son potentísimos aunque poco puedo deciros de ellos para no estropear el deleite de la lectura. Sabemos de ellos que Jesse y Derek además de ser policías jóvenes y con un gran futuro profesional compartían una estrecha relación personal. También, que ese primer caso importante al que se enfrentaron en sus carreras les marcó de alguna manera. Anna Kanner también es una mujer a la que os gustará conocer; una persona luchadora y con un espíritu inquebrantable.

Con una prosa sencilla y un estilo directo, el autor despliega todas sus armas para atraparnos con una historia que imanta desde sus primeras páginas y arrastra en un auténtico frenesí por descubrir la verdad de los hechos. Muchos temas sobre el mantel en una historia donde la literatura vuelve a estar muy presente y en la que también habrá lugar para el amor, la extorsión, el engaño. Dos investigaciones que nos mueven entre presente y pasado. La tensión va creciendo por momentos, cada capítulo nos deja con la miel en los labios y la promesa de un nuevo descubrimiento; pero los dos hilos temporales son alternos y para continuar con el final de un capítulo tendremos que superar el siguiente. Así, llegará un momento en que es imposible deja de leer, de hacer cábalas, de descartar y de sumar sospechosos.  

La desaparición de Stephanie Mailer ha resultado ser una estupenda lectura con la que me fidelizo con este autor. Unos personajes potentes y llenos de aristas. Una trama tan perfectamente trazada que se convierte en un auténtico reto para el lector, va creciendo en tensión hasta cotas insospechadas, nos mantiene en vilo hasta las últimas páginas y nos sorprende con su desenlace. Pocos como Dicker son capaces de hacer que seiscientas páginas vuelen en tus manos y te dejen con ganas de más.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...